Lo que le diga es mentira

¿Cómo hacer tu primer presupuesto?

Tabla de Contenido

  1. ¿Para qué sirve un presupuesto?
  2. Primer paso… entiende tus hábitos de gasto
  3. Segundo paso… establece tus prioridades
  4. Tercer paso… haz tu primer presupuesto
  5. Cuarto paso… Haz seguimiento de tu presupuesto y ajusta de acuerdo a la realidad

¿Por qué tener un presupuesto?

Mucha gente tiene la idea errónea de que un presupuesto implica que vas a gastar menos y volverte infeliz, sin embargo, un presupuesto simplemente es un plan de gasto establecido por ti para administrar tu dinero.

Un presupuesto te pone en control de tu dinero, tu eres la persona que decide qué hacer con tu plata. No es el gobierno.

Un presupuesto te permite decidir el propósito por el cual trabajas antes de que inicie cada mes, es decir, te permite decidir cómo gastar tus ingresos de antemano.

Otra buena razón para tener un presupuesto es que te da tranquilidad al tener claridad sobre cómo se encuentra tu situación financiera. Te permitirá asegurar que tengas dinero para las cosas que necesitas así como para las cosas que son importantes para ti.

Un presupuesto te ayudará a evitar la deuda de consumo al ahorrar por adelantado para lo que necesites o desees ó también te puede ayudar a salir de deudas si en este momento te encuentras lleno de estas.

Eso sí, recuerda que el presupuesto es solo una herramienta para administrar tus ingresos actuales pero si tu objetivo es tener un estilo de vida mucho más caro entonces deberás enfocarte en aumentar tus ingresos.

¿Cuál es tu situación financiera actual?

El primer paso para crear un presupuesto es entender tu situación actual. Mira los movimientos de tus cuentas bancarias, extractos de tarjetas de crédito, recibos o facturas de servicios, saldos de deudas y cualquier otra cuenta o fuente de ingreso o gasto.

Con la información anterior te puedes hacer una idea inicial de cuantos ingresos y gastos mensuales tienes. Sin embargo, para tener un registro más exacto es mejor hacer un seguimiento por un mes de todos tus gastos.

Personalmente, le hago seguimiento a mis gastos usando mi tarjeta de crédito a una cuota (OJO NUNCA PAGO INTERESES) con lo cual me llegan notificaciones mi celular con los valores gastados que luego anotó en una hoja de excel en google docs. Ahora, también puedes hacerlo a través de un cuaderno pequeño que cargues a diario, en las notas de tu celular o a través de una aplicación.

Esta información te debe ayudar a contestar las siguientes preguntas:

  • ¿Cuanto dinero debo en total? ¿Cual es el pago mínimo recurrente de mis deudas? (esto incluye cuotas para el carro, cuota de la casa, deudas de tarjeta de crédito, etc.).
  • ¿En qué gasté mi dinero? Separa tu gasto en categorías para que puedas tener una idea clara de lo que sucede (ej: alimentación, servicios, arriendo, transporte, entretenimiento, deuda, ahorro, etc.)
  • ¿Qué tipo de vida estoy comprando? ¿Es esta la vida que deseo? Identifica qué gastos son necesidades (ej: comida casera, vivienda, medicinas, servicios, transporte) y cuáles deseos o lujos (domicilios, entretenimiento, etc.), así como, cuáles gastos son recurrentes o mensuales vs variables.

Si encuentras que estás gastando más de lo que ganas mensualmente es importante que busques cómo disminuir o eliminar tus mayores gastos antes de crear tu primer presupuesto pues no será posible que lo cumplas.

¿Cuales son tus objetivos financieros? ¿Qué es lo más prioritario en tu vida?

No tiene ningún sentido ahorrar ni invertir sino sabes para qué lo estás haciendo. 

El punto de este ejercicio es tener mayor claridad sobre las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son mis valores? ¿Qué es lo más prioritario en mi vida?

    Ej: Mi principal prioridad es mantener cierta calidad de vida de forma «segura» por lo invierto en mi educación constante para seguir mejorando como profesional de forma que siempre pueda encontrar trabajo o crear mi propia fuente de ingresos.

    Otra prioridad que tengo es mi felicidad por lo que, aunque quiero hacer más dinero, quiero hacerlo de una forma que disfrute y mientras tenga buena calidad de vida no estoy dispuesta a aceptar cualquier oportunidad de empleo que no me gusten las condiciones o entorno laboral ni proyectos o clientes de independiente que me traigan demasiado estrés sin necesidad. Adicionalmente, me aseguro que en mi presupuesto tenga espacio para las cosas y experiencias que me traen mayor felicidad.

    Otras prioridades para ti pueden ser tu familia, crecimiento personal, tener mayor libertad (siempre tener opciones) e incluso contribuir a la sociedad.

  • ¿Cuál es la definición de una buena vida? ¿Cuál es el estilo de vida que quiero llevar?

    Ej: en mi caso quiero una vida sencilla/minimalista donde lo más importante para mi es mi paz mental aunque también me gusta tener nuevas experiencias positivas como hacer viajes, participar en maratones y aprender nuevas cosas interesantes, así como, como tener un impacto positivo en el mundo.

Cada persona valora cosas diferentes de acuerdo a su personalidad y experiencias de vida. Todos tenemos percepciones diferentes de lo que es importante. 

La idea es que te enfoques en lo que te hace bien y feliz. Por ejemplo:

  • Mi hermano valora salir todos los fines de semana con sus amigos a pasarla bien sin preocuparse mucho por el costo y tiene un presupuesto acorde para esto porque su personalidad es más extrovertida y le gusta socializar seguido así como probar nuevos restaurantes.
  • Por mi parte salgo 1-2 veces al mes con mis amigos usualmente a algún lugar barato de los que siempre solemos visitar (excepto cuando festejamos un cumpleaños) y de resto prácticamente no gasto dinero en salidas ni compras ocasionales pero con esos ahorros hago un viaje anual.

    La razón es porque mi personalidad es extremadamente introvertida y disfruto mucho estar a solas con un buen libro o mi computador.

El presupuesto es tu plan de gasto y mientras seas feliz y puedas costear lo que defines entonces está bien. Para tu primer borrador debes identificar 3 cosas:

  1. Necesidades: estos son los items que son necesarios para sobrevivir y mantener tu estilo de vida (ej: comida, vivienda, transporte, servicios, salud, obligaciones como la matrícula del colegio de tus hijos y deudas de las que debes salir).
  2. Lujos: ¿cuáles son las cosas o experiencias que te hacen más feliz? (ej: salir a comer, videojuegos, viajes, etc.)
  3. Metas financieras: estas son las que te van a ayudar a conseguir la vida que deseas (ej: salir de deudas, armar tu fondo de emergencia, ahorrar para unas vacaciones, comprar casa propia, ahorrar para la jubilación o buscar la independencia financiera, etc.)

Finalmente, evalúa si tus gastos se alinean con tu lista anterior de prioridades:

  • ¿Estás gastando tu dinero en las cosas que mencionas anteriormente?
  • ¿Los mayores gastos que tienes te mueven más cerca o más lejos de la vida que deseas?
  • ¿Qué cambios estoy dispuesto(a) a hacer para alinear mi dinero con mis prioridades? ¿Qué eliminarías o podrías disminuir?

Haz tu primer presupuesto

Hay una regla muy simple para el presupuesto llamada 50/20/30 que fue introducida por Elizabeth Warren en la cual se divide el presupuesto en 3 grandes categorías:

50% para necesidades

  • Alimentación
  • Vivienda
  • Servicios
  • Transporte
  • Cuotas de deudas
  • Gastos relacionados con tus hijos

Si tus necesidades sobrepasan el 50% de tus ingresos entonces deberás:

  • Reducir costos mudándote a un lugar con menor valor de arriendo, usar un medio de transporte más barato como la bicicleta, comprar los alimentos en un mercado local en vez del supermercado, cambiar a tus hijos a un colegio más barato.
  • Reducir el porcentaje asignado para lujos y entretenimiento (siguiente punto).

30% para lujos y entretenimiento (“Lo que quieras”)

Las necesidades son los gastos que necesitas para sobrevivir y trabajar mientras que esta categoría se trata de cualquier gasto que no sea estrictamente necesario para tu vida.

Todo presupuesto necesita algo de espacio para la diversión, después de todo nuestro trabajo tenemos derecho a disfrutar una parte del dinero ganado. 

Esto incluye cosas como:

  • Domicilios o salir a comer
  • Viajes
  • Entretenimiento (Salidas a cine, videojuegos, etc.)
  • Regalos
  • Compras ocasionales (ropa, decoraciones, etc.)

Y todo lo que quieras.

Si estás muy endeudado(a) y deseas salir lo antes posible de deudas puedes decidir dejar esta categoría en ceros mientras tanto pero recuerda que debe ser un medida temporal y a corto plazo porque un presupuesto demasiado austero y sin ninguna diversión será muy difícil de mantener a largo plazo.

También vale la pena que recuerdes que hay muchas maneras de divertirse a bajo precio, por ejemplo:

  • Un día en la playa si tu ciudad cuenta con ese lujo
  • Pasar una noche con los amigos con juegos de mesas, noche de películas en netflix o una cena casera.
  • Salir a un parque a leer un libro, jugar con los niños y/o las mascotas o trotar y disfrutar del sol.
  • Viajar como mochilero a destinos cercanos a tu ciudad o dentro de tu país.
  • Aprender con eventos gratuitos locales, bibliotecas públicas e incluso en youtube.

20% para ahorros y deudas

Las primeras metas para alguien que quiere mejorar sus finanzas personales son:

  • Eliminar toda deuda de alto interés (ej: tarjetas de crédito).
  • Ahorros de corto plazo como comprar una nevera.
  • Construir un fondo de emergencia básico: 1-3 meses de gastos (ej: por si se daña tu auto y debes repararlo o por si te quedas sin empleo de repente).
  • Invertir en educación con el objetivo de que aumentes tus ingresos en los siguientes 1-3 años (ej: libros en habilidades blandas como comunicación o habilidades transversales como mercadeo y finanzas personales, cursos en habilidades específicas como desarrollo de páginas web, conferencias y eventos que te permitan conocer gente dentro de la industria a la que quieres pertenecer o al menos gente más positiva que también busca salir adelante).

Una vez avances ya te puedes preocupar por cosas como invertir y/o donar parte de tu dinero.

Este método es una buena forma de empezar con el hábito de ahorrar y eliminar deudas de consumo. Sin embargo, puede que los porcentajes no sean realistas de acuerdo a tus ingresos o tu estilo actual de vida por lo cual deberás ajustarlo según tu realidad y prioridades.

No olvides los gastos anuales o semi-anuales

Hay costos que ocurren una o dos veces al año que también debes incluir en tu presupuesto (ej: seguro de tu auto, membresías anuales, regalos de navidad, regalos de cumpleaños).

Si tienes costos anuales divide el valor total en 12 para tener un valor mensual que puedes incluir en tu presupuesto.

¿Qué hacer si tus gastos son mayor a tus ingresos?

Si gastas más de lo que ganas no hay manera de que puedas cumplir con tu presupuesto. Debes tomar decisiones para:

  • Eliminar o disminuir gastos
  • Aumentar tus ingresos

Puedes hacer una combinación de ambos eliminando gastos que realmente no te importan y buscando formas de ganar más dinero por las noches o los fines de semana para cubrir la diferencia que te hace falta.

No olvides involucrar a tu familia si eres casado(a) y/o tienes hijos

Puedes tener objetivos en pareja cómo comprar una casa o ahorrar para la universidad de tus hijos o unas vacaciones familiares que requerirán un espacio en tu presupuesto.

Asegura que tu presupuesto se alinie con tu estilo de vida y personalidad 

  • Si sabes que cuando sales se te antoja comprar cosas en la calle entonces asigna una categoría mensual de compras ocasionales.
  • Si sabes que tus amigos te invitan a salir constantemente entonces asigna una categoría mensual de diversión o salida con amigos.
  • Si sabes que suelen salir gastos que no contemplas en tu presupuesto comúnmente y son completamente aleatorios entonces asigna una categoría mensual para imprevistos (ej: si un amigo te pide prestado, si se te dañan tus zapatos favoritos y cualquier otro gasto que no sea recurrente).

Haz seguimiento a tu presupuesto

Una vez creas el presupuesto del mes es importante que realices un seguimiento de tus gastos (te recomiendo esta plantilla).

El objetivo del seguimiento es revisar si tus gastos reales están alineados a lo que planeaste con el fin de que puedas tomar decisiones ya sea ajustando tu presupuesto para el siguiente mes o haciendo un esfuerzo de cambiar ciertos hábitos de vida que no se alinean con lo que deseas.

¿Qué pasa si NO quiero hacer seguimiento todos los meses?

Si no te gusta la estructura, está bien, solo haz el esfuerzo por tres meses de forma que puedas corregir tu presupuesto hasta una versión mucho más realista (es muy probable que tu primer presupuesto no lo sea).

Con el tiempo tus hábitos de vida y el resultado de tus decisiones de fondo (ej: cambiar de vivienda a un arriendo más barato, cancelar ciertas suscripciones, ir en bicicleta al trabajo, automatizar tus ahorros de forma que se transfieran inmediatamente te pagan tu salario, etc.) se encargarán de que te mantengas dentro de tu presupuesto.

¿Qué hago si tengo problemas para mantener los límites de gasto auto-impuestos?

Hay un sistema de sobres con dinero en efectivo que te puede ayudar: consigue varios sobres grandes, usa un sobre por cada categoría donde tienes este problema y coloca en efectivo el monto del mes para la misma (ej: un sobre para alimentación, un sobre para entretenimiento o diversión, un sobre para compras ocasionales). 

Cada vez que vayas a gastar dinero en una de esas categorías debes retirar el efectivo del sobre y una vez se acabe el dinero del sobre ya no puedes gastar más en dicha categoría hasta que se acabe el mes. 

Este sistema te ayuda a visualizar más claramente cuánto dinero tienes restante para una categoría en especifico.

¿Qué hago si gasto el monto destinado al ahorro/inversión en otras cosas?

Lo mejor en este caso es automatizar tus ahorros o inversiones.

Muchas entidades ofrecen cuentas de ahorro programado que te permiten establecer una transferencia automática de cierto monto mensualmente de forma que no tienes que pensar ni hacer nada para cumplir con tu meta de ahorro. 

Para la inversión las entidades suelen tener un sistema en línea que te permite programar una transferencia automática mensual a tu cuenta de inversión financiera. 

Esta es una forma de forzarte a respetar el plan que tú mismo(a) estableciste.

¿TE GUSTÓ LO QUE LEÍSTE?

¡Te van a gustar aún más mis correos! Tendrás acceso a contenido exclusivo y práctico sobre cómo gestionar tus finanzas personales para vivir una vida mejor.
Además al suscribirte tendrás acceso a nuestra guía gratuita de finanzas personales.

* Campos requeridos

Comentarios

Comparte tu opinión