Lo que le diga es mentira

Salario, carrera profesional, estilo de vida y felicidad. ¿Cómo encontrar el balance?

Muchas veces nos concentramos tanto en el dinero que se nos olvida que este es solo una herramienta y NO la meta final. Entonces, ¿cuál es la meta? esta es totalmente personal pero lo que he concluido es que lo que todos buscamos es tener la libertad de vivir la vida que deseamos (estilo de vida) con gente que queremos (relaciones de calidad) y con la mejor calidad de vida (salud).

Lo anterior implica que el punto de balance es definido por cada uno de nosotros y por lo tanto es muy importante conocernos a nosotros mismos, ¿qué es lo que nos hace felices?, ¿nos emociona?, ¿viajar?, ¿tener tiempo libre para leer?, ¿cómo nos gusta vivir?, ¿emoción constante o tranquilidad?, ¿cuál es la misión, causa o propósito que deseamos adoptar?, ¿cuidar de nuestra familia?, ¿crear soluciones comerciales para agregar valor a la sociedad?, ¿tener un impacto en la sostenibilidad de nuestro planeta?. Conseguir las respuestas a estas preguntas nos ayudará a determinar los factores más importantes para tomar decisiones respecto a nuestra carrera profesional y nuestra vida.

La importancia de conocernos se debe a qué, como indica la pirámide de maslow, más allá de tener el dinero suficiente para pagar por nuestra alimentación, salud, techo y seguridad (vivir en una zona donde podamos descansar y andar tranquilos), el aumento en nuestro salario NO siempre compensa el aumento del estrés y el empeoramiento de nuestro estilo de vida.

¿A qué me refiero?. Bueno, hace poco me tropecé con un video muy interesante de Platzi que habla sobre la diferencia en el estilo de vida de un programador en San francisco versus Latinoamérica y he caido en cuenta que vale la pena resaltar que al considerar una oportunidad de empleo es importante revisar además del salario otros factores que afectarán tu estilo de vida y por tanto el valor de ese dinero adicional.

Por ejemplo:

  • Si deberás trabajar sábados y por tanto eso implica 48 horas de trabajo en vez de 40 horas semanales.

    Si tu nuevo empleo te ofrece $2.500.000 de salario versus $2.000.000 que ganas actualmente, al hacer el cálculo del valor de la hora tienes que el nuevo empleo te pagará $13.020 por hora trabajada versus $12.500 del empleo actual.

    Si además consideras que ahora deberás pagar transporte los sábados y tal vez inclusive el almuerzo entonces disminuye un poco más el valor del aumento en salario.

  • Un empleo donde te den beneficios adicionales como medicina prepagada o gimnasio gratuito que serían ahorros adicionales si actualmente pagadas por estos servicios o usas estos beneficios en tu empleo actual.
  • Un salario de prestación de servicios versus un salario integral con beneficios de EPS, pensión y demás.
  • Un empleo donde debas trasladarte a otra ciudad donde el costo de vida es mucho más alto que la ciudad donde actualmente vives por lo cual al final de mes el salario termina alcanzandote para lo mismo que tienes actualmente pero con mucho más estrés y, además, te toca incluir nuevos gastos de viaje para visitar a tu familia.
  • Un empleo mucho más cercano a tu casa por lo cual te podrás ir caminando a diario y almorzar en tu casa versus el empleo actual donde gastas dinero en transporte y almuerzo de restaurante.

Ahora, por supuesto hay otros factores que a pesar de que no salga tan rentable el incremento salarial, igual vale la pena tomar la oportunidad. Por ejemplo:

  • Mayores oportunidades de crecimiento profesional en una empresa que se dedica de raíz a tu profesión (ej: si eres programador, vende software o si eres diseñador, vende productos con diseños exclusivos).
  • Mayor flexibilidad de horario y/o trabajo remoto que te dará libertad para hacer otras cosas.
  • Oportunidad de trabajar en proyectos mucho más interesantes para ganar experiencia y con personas que comparten valores similares a los tuyos (velocidad, innovación, experimentación, etc.).

En conclusión, al revisar oportunidades de empleo es importante mirar más allá del salario y tener en cuenta las mejoras o no en la calidad de vida que viene de la mano con ese nuevo trabajo. La realidad es que en latinoamérica aún contamos con muchos lujos que en otros países y ciudades no te puedes dar (ej: parqueadero gratuito en tu edificio, posibilidad de tener lavadora en tu apartamento, contar con un mayor espacio de vivienda a menor costo, etc.).

Yo estoy a favor de ganar más dinero pero con el tiempo me he dado cuenta que es mucho más importante el cómo te ganas ese dinero y no solo cuanto dinero ganas. Para mi, es preferible ganar menos dinero (mientras cubra mis necesidades básicas) y tener mayor control de mi tiempo que ganar el doble y no tener tiempo para disfrutarlo porque debo trabajar 24×7, esto es porque a pesar que me encanta mi trabajo y puedo hacerlo 24×7 también me encanta viajar seguido y tengo muchos otros hobbies que me encantan (leer, escribir, trotar, videojuegos, etc.) pero conozco personas a las que le fascina trabajar y no les molesta en lo absoluto dedicarse 80-90% del tiempo a eso en una oficina encerrados porque su trabajo es su hobby favorito.

Comparte tu opinión