Lo que le diga es mentira

A estas alturas del año la mayoría de nosotros ya ha realizado su planeación tanto personal como en las empresas. Sin embargo, muchos de estos planes y estrategias no serán más que un documento muy bonito pero no por haber hecho un mal plan o haber planteado una mala estrategia sino por la in-habilidad de ejecutar.

La in-habilidad para ejecutar es lo que causa que muchos de nosotros fallemos en conseguir nuestras resoluciones de año nuevo. Es la razón por la que los gimnasios están llenos en Enero pero en Febrero y Marzo empieza a disminuir la gente. Por difícil que es desarrollar un buena plan y una buena estrategia, es mucho más difícil ejecutar dicho plan y un plan que no se ejecuta sin importar cuan bueno era pues no vale nada porque al final si no se toma acción no se consiguen resultados.
Seguir leyendo

Feliz año para todos! Bienvenidos a otro diario de caminando entre la maleza, donde les comparto lo que he estado haciendo y he aprendido en las últimas semanas mientras camino hacia un mejor estilo de vida dentro de tanto ruido, des-información y competencia (maleza).

Razones para ganar dinero

“Hay dos maneras de vivir tu vida: por diseño o por defecto.”

Financial Mentors TV – Español

Vivir la vida por defecto es simplemente vivir día a día haciendo caso a lo que te dicen los demás que debes hacer sin preguntarte que quieres de la vida realmente. Así viví yo por muchos años, siguiendo el camino establecido: ir al colegio, ir a la universidad, conseguir un trabajo y asumir que el gobierno se hará cargo de mi eventualmente.

Sin embargo, hace unos siete años me empece a preguntar sobre mis prioridades reales y lo que realmente quería de la vida, me empece a preguntar: Si mañana me pasará algo y cuando mi vida pase a través de mis ojos, ¿me arrepentiría de algo o diría “lo hice bien”? y fue así como viajar se convirtió una prioridad y parte de mi vida. Lo anterior me ha llevado ha conocer más de 10 destinos nuevos (incluyendo nacionales e internacionales) desde el 2011 y a tener nuevas aventuras y experiencias que recordaré para siempre como hacer Sandboard (esquiar pero en dunas en el desierto) en Ica, Perú o manejar un Ferrari en Florencia, Italia.

Hace unos tres años cambie la pregunta a final de año por ¿Si me dijeran que solo me queda 1 año de vida, cambiaría algo en mi vida o pasaría el año tal cual como lo planeo hacer?, lo que me llevo hace dos años a cambiar de trabajo porque aunque me encanta lo que hago, simplemente ya no disfrutaba ir a la oficina. No obstante y a pesar de que cada una de estas acciones me ha llevado a vivir una vida que realmente me encanta y de la que solo me puedo quejar de muy poco (en lo cual estoy trabajando), me surgió una pregunta aún más difícil en la cabeza ¿y ahora qué?.

crisis existencial

Resulta que a mi me gusta retarme constantemente y cuando me di cuenta que había hecho y estaba haciendo todo lo que siempre quise hacer pues entre en crisis… Fue así como en el año pasado me di a la tarea de plantear una visión para mi vida tan ambiciosa que realmente fuera para toda la vida, de elegir la misión o misiones que quería aceptar para tener un impacto positivo en este mundo, es decir, cambie nuevamente mi pregunta por ¿Cuál quiero que sea mi legado o huella en este planeta?.

Tratando de responder a esta pregunta me di cuenta que el dinero es una herramienta muy útil, que puede potenciar mi impacto si lo uso para apoyar las causas que quiero soportar (ej: el cuidado de animales, la sostenibilidad del planeta, crear oportunidades para las personas que quieren salir adelante de una forma ética y honesta, entre otras) porque el dinero es el principal recurso con el cual las organizaciones sin ánimo de lucro y emprendedores se mueven. Aunque, cabe aclarar, el dinero no es la única herramienta (ej: adoptar tu mascota en vez de comprar, donar tu tiempo participando en voluntariado, reciclar en tu casa, crear un blog con consejos y tácticas sobre alguna temática, convertirte en un influenciador de gran escala (profesor, conferencista, youtuber, cantante famoso) y ser un ejemplo positivo, etc.).

Toda esta historia para contar que desde este año considero que oficialmente me embarco en el viaje hacia la libertad financiera y hacia la riqueza financiera porque el dinero como herramienta hace parte de mi visión de vida tanto para cuidar de mi familia como para apoyar las causas que más me interesan, sin embargo, no tengo prisas porque hacer las cosas bien lleva tiempo y tengo claro que crear bases sólidas implica recorrer un camino largo. Por esto empezaré con esta meta como empiezo todo: concentrándome en dar el primer paso.

"Levantarme, trabajar, acostarme y repetir", esa es mi rutina típica en un día normal mientras espero a que sea viernes porque fue lo que me enseñaron desde pequeña… Pero, ¿te acuerdas en la película de Matrix cuando el personaje principal debe decidir entre escoger la píldora roja (percatarse de la realidad) o la píldora azul (seguir su vida normal? bueno así me sentí cuando aprendí sobre la libertad financiera y los ingresos pasivos, como si hubiera elegido la píldora roja. Al principio me dije "esto es imposible", digo vivo en Colombia, un país lleno de corrupción donde la educación no es muy buena y el promedio de la gente vive día a día y de fiesta en fiesta sin pararse a pensar en el largo plazo. Sin embargo, después de estudiar y reflexionar por más de un año sobre finanzas, he decido embarcarme en el viaje hacia la libertad financiera. No será una historia de grandes eventos ni grandes victorias porque no espero hacer millones de repente sino de pequeños logros a lo largo del tiempo donde algo tan sencillo como colocar un pie tras otro eventualmente me lleva hacia mi meta. He decidido hacer realidad mi visión de vida y tú, ¿te has sentado a pensar que quieres en realidad?, ¿vives por diseño (lo que has planeado) o por defecto (según lo que salga en el camino)? – Leyla

#libertadfinanciera #metas #finanzaspersonales #vidaconproposito #diarioonline

Una publicación compartida de Lo que le diga es mentira (@loquelediga) el

Parafraseando a Gary Vaynerchuck, quiero ganar construyendo el edificio más alto porque hago las cosas bien y no destruyendo los edificios de los demás. Creo que si cada uno de nosotros se encargará de si mismos, de estar en una buena posición en su vida, no solo habría menos pobreza sino que a la mayoría le costaría menos ayudar a otros porque cuando tu estás bien y sabes que no necesitas nada de los demás es entonces cuando fácilmente das sin esperar nada a cambio.

Así que si quieres algunas razones para ganar dinero, estas son:

  • Cuidar de tu familia: asegurar que siempre tengan un techo, comida y estén en una zona relativamente segura. Así como asegurar el acceso al cuidado médico a medida que van pasando los años.
  • Tener la libertad de vivir la vida que deseas: la mayoría de nosotros no necesita mucho dinero para mantener nuestro estilo de vida ideal pero es importante que sepas tú número.
  • Contribuir con mayor impacto en la sociedad: todos podemos contribuir algo con nuestro tiempo pero el dinero es un gran amplificador del apoyo que damos a proyectos y organizaciones en marcha que consideramos mejoran nuestro planeta.

Y finalmente, la mayor razón de todas es que el dinero es una medida del valor que agregas a la sociedad y sí, es verdad, que hay gente que hace dinero estafando a otros pero el verdadero emprendedor es el que se gana su dinero cubriendo una necesidad del mercado. Nosotros, las personas, votamos con nuestro dinero y si lo gastamos en un producto, servicio o experiencia es porque pensamos que aportará valor a nuestra vida, igualmente, si un empresario ofrece un mayor salario a un profesional es porque cree que este profesional es más valioso y por tanto aportará más a su negocio.

Ahora, la clave está en la forma en que haces tu dinero y es por esto que en mi mente está muy claro que no tengo prisa ¿por qué? porque hay gente que persigue el dinero a costa de lo que sea y terminan:

  • Creando negocios donde deben trabajar 80-100 horas semanales sin poder tomar un descanso, sintiéndose esclavos de su emprendimiento y ganando menos que lo que harían como empleados.
  • Aceptando trabajos con mucho mayor salario pero que los hacen miserables e infelices, por lo que terminan descargando su estrés y frustración con su pareja e hijos.

En fin, cuando las personas se enfocan 100% en su riqueza financiera, se olvidan de las otras áreas de su vida, dejando de lado su salud, relaciones, felicidad, etc. Yo creo que con una meta ambiciosa siempre es mejor tener claro desde el principio lo que estás dispuesto a hacer o sacrificar y lo que no para alcanzarla. Todo en la vida es un compromiso, es unas por otras y en mi caso estoy dispuesta a darle tiempo al tiempo a cambio de hacer mi dinero sin poner en riesgo mi felicidad (ni ser extremadamente frugal, ni ser completamente obsesiva con mi trabajo) ni poner en riesgo mis valores o ética profesional.

¿Lo bueno? es que ya llegue a donde quería llegar en la vida porque, a pesar que estoy a años luz de ser millonaria, disfruto de mi vida actual día a día (mi trabajo, mis viajes, mis hobbies, mis amistades, etc.) y todo sin tener estrés por las cuentas que deba pagar mes a mes, así que de aquí en adelante para mi todo es ganancia adicional.

No se si han escuchado la historia de Andrew Carnegie, el hombre más rico que haya existido jamás y quién se hizo solo con su esfuerzo… En 1919, se encontró en su escritorio una nota escrita para él mismo, una especie de recordatorio, que decía: “Pasaré la primera parte de mi vida ganando una fortuna y la segunda parte repartiendo todo lo que gane.” y esto es exactamente lo que hizo con su vida. La filantropía o altruismo fue un elemento clave para hacer su vida significativa.

Así que, colocando la filosofía de Andrew Carnegie en práctica: debemos educarnos lo mejor que podamos desde los inicios de nuestra vida, construir nuestros activos pacientemente hasta que tengamos suficiente y luego disfrutar del resto de nuestra vida compartiendo nuestra riqueza con otros o en las causas que consideremos más importantes en este mundo. Esto es exactamente lo que quiero hacer.

Blog seguro, ¿para qué sirve el protocolo https?

Adicionalmente, empece el año haciendo algo que llevaba procrastinando desde inicios de Diciembre… He migrado el blog a protocolo https, por esto si ven la barra de arriba con la dirección web encontrarán al lado un símbolo de un candado que dice “Es seguro”.

HTTPS es un protocolo que sirve para encriptar el tráfico que pasa a través de tu sitio web, es decir, que si registras tus datos personales en cualquier parte del sitio estos datos estarán seguros ante posibles hackers.

¿Es realmente necesario que un sitio sea seguro?

Bueno, para un blog pequeño o personal realmente no es necesario pero como pienso este año lanzar mis primeros productos en el blog encaminados a hacer de este una segunda fuente de ingresos pues decidí hacer el cambio desde ahora. Igualmente, en cualquier sitio web donde vayas a registrar datos de tu tarjeta de crédito o información personal delicada es importante que revises que dicha página tenga el candado indicando que es un sitio seguro.

Finalmente, usar https es un factor SEO para tener mejor ranking en el buscador de Google aunque realmente la mejora no es muy notable a menos que tengas un sitio web con mucho tráfico.

Ganar en la vida va más allá de las cosas materiales. Ganar en la vida se trata de vivir feliz sin hacerle daño a otros y de una manera que tenga sentido o valor para ti. Ganar en la vida se trata de tener paz mental, de vivir la vida que realmente deseas y trabajar para conseguir tus metas. Ganar en la vida se trata de no darse por vencido, de no aceptar las circunstancias que nos rodean a menos que sean las que queremos.

Lo interesante es que, en general, no hay nada especial que diferencie a los ganadores del resto de las personas porque ganar va más allá del talento o de las habilidades especiales que puedan tener algunas personas. Ganar es un proceso, un proceso que siguen los ganadores gracias a su actitud hacia la vida.
Seguir leyendo

Bienvenidos a otro diario de caminando entre la maleza, donde les comparto lo que he estado haciendo y he aprendido en las últimas semanas mientras camino hacia un mejor estilo de vida dentro de tanto ruido, des-información y competencia (maleza).

Evaluación del año

Ya llegando el fin de año, como es usual me encuentro reflexionando sobre las metas de este año y los resultados alcanzados (75% de las metas alcanzadas).

En primer lugar, debo decir que me siento muy satisfecha con lo que logre después de tanto trabajo. Se dice que en general debemos estar alcanzando el 70-90% de nuestras metas anuales puesto que queremos plantearnos metas suficientemente ambiciosas para ser difícil pero sin que lleguemos a decir “esto es imposible” y si, a final de Diciembre del año pasado una vez que escribí mis metas finales mi expresión fue como “uy, este año va a estar duro”. Por esto, ahora que puedo mirar atrás y decir “lo logre”, debo reconocer que mi nueva metodología ha dado buenos resultados.
Seguir leyendo

El primer paso para lograr lo que queremos es primero saber lo que queremos (definir nuestras metas). Es importante tener alguna visión de largo plazo o por lo menos tener claro el por que nos interesa hacer algo (¿cuál será la mejora o beneficios en nuestra vida?).

Sin embargo, una vez nos hemos propuesto algo y estamos comprometidos con esa meta, un segundo paso muy importante es definir las estrategias que vas a utilizar para alcanzar esas metas (¿cómo piensas lograr tus objetivos?). Por ejemplo:

  • Si quieres bajar de peso, tu estrategia puede ser una mezcla de hábitos para comer mejor y ejercicio o conseguir un nutricionista y entrenador personal.
  • Si quieres viajar, tu estrategia puede ser cotizar un tour con una agencia de viajes o tal vez planearlo todo tú e ir estilo mochilero o unirte a un grupo de amigos y disfrutar del paseo que planeen.
  • Si quieres aumentar tus ingresos, tu estrategia puede ser mejorar tu hoja de vida y buscar mejores oportunidades laborales o tal vez iniciar una segunda fuente de ingresos en tu tiempo libre vendiendo un producto o servicio.
  • Si quieres aprender una nueva habilidad, tu estrategia puede ser hacer una serie de cursos o contratar un entrenador/mentor personal o incluso conseguir ciertos libros o recursos y hacerlo de forma autodidacta.

Es importante tener alguna idea general de cómo piensas alcanzar tu meta pero, aún así, un siguiente paso más importante en la planeación de nuestros objetivos es definir por lo menos un borrador de nuestro plan de acción.
Seguir leyendo