Lo que le diga es mentira

¿Qué hace a los ganadores?

Ganar en la vida va más allá de las cosas materiales. Ganar en la vida se trata de vivir feliz sin hacerle daño a otros y de una manera que tenga sentido o valor para ti. Ganar en la vida se trata de tener paz mental, de vivir la vida que realmente deseas y trabajar para conseguir tus metas. Ganar en la vida se trata de no darse por vencido, de no aceptar las circunstancias que nos rodean a menos que sean las que queremos.

Lo interesante es que, en general, no hay nada especial que diferencie a los ganadores del resto de las personas porque ganar va más allá del talento o de las habilidades especiales que puedan tener algunas personas. Ganar es un proceso, un proceso que siguen los ganadores gracias a su actitud hacia la vida.

Los ganadores piensan “yo hago mi destino”

En este primer punto hay dos elementos importantes: perseverancia (constancia y ejecución del proceso) y suerte. Ahora, quiero recalcar que la suerte juega un papel mínimo en la gran mayoría de casos de éxito pero es una realidad de que juega un papel porque hay muchos factores externos a nosotros que pueden afectar nuestros resultados y por eso es importante tener claro que el proceso (trabajo) nos aumenta las probabilidades de conseguir lo que queremos pero no es una garantía. Sin embargo, ¿quién no le apuesta a algo cuando las probabilidades están de nuestro lado? bueno eso hacen los ganadores, aumentan su probabilidades de éxito para que sea casi seguro alcanzar sus sueños.

“Soy gran creyente en la suerte, y he descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo.”

– Stephen Leacock

La esperanza de vida de una persona está por encima de los 70 años para la mayoría de países, con este tiempo de vida tenemos muchas oportunidades para intentar alcanzar nuestras metas una y otra vez siendo cada vez más sabios con lo que en cada intento nuevo tendremos más oportunidades de triunfar. Es esto lo que saben los ganadores.

Las circunstancias con las que naces y en las que te encuentras te pueden ayudar o colocar en desventaja pero está en ti la forma de responder a esas circunstancias. Si no tienes dinero para comprar libros, ¿cuanto tiempo pasas en las bibliotecas gratuitas de tu ciudad?. Si no tienes tiempo para nada, ¿cuanto tiempo gastas viendo televisión o youtube o facebook?. Tu tienes la capacidad de cambiar tus circunstancias en cualquier momento pero la realidad es que si quieres resultados diferentes entonces deberás hacer cosas diferentes a las que haces actualmente.

“La gente siempre culpa a sus circunstancias. Yo no creo en las circunstancias. La gente que sale adelante en este mundo son las personas que se levantan y buscan las circunstancias que quieren, así no las puedan encontrar, las crean.”

— George Bernard Shaw

Como suelen decir, “Si la vida te tira limones, haz limonada” y si te tira mangos ¿de que te quejas? el mango es la fruta más rica del mundo!. Piénsalo como un partido de fútbol si tienes una super defensa entonces como mucho podrás empatar pero si no atacas no podrás ganar nunca, igualmente, si vienes perdiendo lo más lógico es que el técnico empiece a hacer cambio de jugadores o alineación de los mismos jugadores para buscar cambiar el resultado a uno positivo.

Por otro lado, la perseverancia, el trabajo constante hacia tus objetivos, la práctica deliberada para convertirte en un experto, los hábitos y rutinas que realizas a diario. Son tus acciones diarias, semanales, mensuales y anuales las que con los años impactarán tu vida. Los ganadores persiguen metas de largo plazo porque saben que los cambios más importantes son resultado de los procesos de años de trabajo y no eventos de un día para otro.

Las personas con perseverancia enfrentan un problema o meta como una maratón, esperan que el proceso y preparación tomen tiempo para que una vez llegue el día de la carrera (oportunidad), estén listos para recolectar los frutos de su trabajo.

Los ganadores toman riesgos calculados

Tomar riesgos calculados y salir de tu zona de confort te ayuda a expandir tus oportunidades, habilidades y mente. Tener experiencias, te ayuda a tomar mejores decisiones en el futuro y desarrollar tu habilidad para resolver problemas. Por esto, es importante atrevernos a hacer experimentos e intentar cosas nuevas solo que debemos hacerlo de forma controlada (riesgo calculado).

“El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.”

– Víctor Hugo

Por ejemplo, una persona que decide asignar en su presupuesto el 5-10% de su dinero para realizar inversiones y aprender a multiplicar su dinero está tomando un riesgo calculado. Por otro lado, una persona que asume una deuda grande para entrar a una inversión que le recomendó un amigo (que tampoco sabe de finanzas ni negocios) sin entender bien de que trata la inversión y cuales son los riesgos, está tomando un riesgo idiota.

La idea de los riesgos calculados es realizar acciones que si salen bien, tendrán un impacto positivo muy alto pero si llegan a salir mal, tendrán un impacto negativo controlado que puedes aceptar sin mayor disturbio en tu vida (ej: la persona que se atreve a saludar a ese(a) desconocido(a) que le llama la atención). Por otro lado, los riesgos “idiotas” son los que si salen bien, tendrán un impacto positivo controlado (con un límite bajo) pero si llegan a salir mal, tendrán un impacto negativo muy alto que puede afectar su vida gravemente (ej: la persona que maneja borracho a alta velocidad por la noche).

Los ganadores tratan de aprovechar las oportunidades que se les atraviesan por el camino pero, sobretodo, tratan de crear sus propias oportunidades. Y si, en muchos casos, habrán muchos fracasos antes de la victoria pero de cada uno se debe aprender para hacer las correcciones necesarias y seguir intentando.

“El 100% de los tiros que no haces, no entran en la cesta de basketball.”

– Wayne Gretzky

Los ganadores saben lo que quieren

La mayoría de ganadores que encuentras son orientados a metas, es muy raro que una persona caiga en el éxito de casualidad, la mayoría recorrió el camino deliberadamente (con la intención de llegar a cierto destino). Cuando un ganador quiere algo, realmente se compromete con su objetivo. Un ganador suele tener metas de largo plazo, corto plazo, semanales y diarias.

Las metas de largo plazo o visión de vida es clave para un ganador porque los mejores planes empiezan con el fin en mente. Cuando planeas un viaje y ya sabes a donde quieres ir es mucho más fácil organizarte que cuando simplemente vas a ver hasta donde llegas (aunque el segundo puede ser divertido a corto plazo). Si no sabes lo que quieres, ¿cómo piensas llegar ahí? y si de casualidad llegas, ¿cómo sabrás que llegaste?.

Aprovecha que es fin de año y siéntate este fin de semana a escribir 1-3 metas para el nuevo año. Deben ser metas que realmente te importen así que ten claro ¿por qué quieres lograr dicha meta?, escribe inmediatamente las tareas que completarás en el mes de Enero y, más importante, la primera semana de Enero.

Los ganadores son una máquina de aprendizaje

Los ganadores aprenden continuamente, nadie se las sabe todas ni nace sabiendo por tanto es importante buscar consejos de los expertos ante cualquier situación, buscar las últimas tendencias e investigaciones en el campo de tu interés para seguir mejorando. Mantente aprendiendo todos los años cosas nuevas, de todas las temáticas que te interesen o apoyen el logro de tus metas.

“La educación formal te dará de comer; la educación en ti mismo te dará una fortuna.”

– Jim Rohn

Los ganadores discuten voluntariamente sus errores y aceptan críticas constructivas porque saben que pueden ganar y ven la práctica como una ruta hacia el resultado positivo.
——————–

Los ganadores se conocen a si mismos

Nadie es perfecto. Todos tenemos nuestras fortalezas y debilidades. Un ganador reconoce esta realidad y busca conocer sus debilidades para planear como trabajar con estas y a pesar de estas. Por ejemplo, muchos emprendedores suelen delegar las tareas en las que no son tan buenos o conseguir socios que complementen sus habilidades.

Este entendimiento de ti mismo te ayudará a aumentar tu capacidad de adaptación, aprendiendo a aprovechar tus fortalezas y a manejar o contra-restar tus debilidades para lidiar con cualquier situación que encuentres camino a tus metas. Ser adaptable implica saber aceptar lo que te arroje la vida y simplemente re-calibrar tus planes para incluir la nueva situación.

Conocerte a ti mismo, lo que es importante para ti, lo que te apasiona y lo que te gusta es importante en la vida y en los negocios. Conocerte a ti mismo es práctico porque te permite proyectarte a futuro y analizar tu comportamiento para de esa manera modificarlo o dirigirlo hacia el logro de tus objetivos. Conocerte a ti mismo es práctico porque te permite saber que hacer para ser mejor.

Comparte tu opinión