Lo que le diga es mentira

La importancia de la planeación para la vida personal y profesional

«Si me dieran ocho horas para talar un árbol, emplearía seis en afilar el hacha.»
– Abraham Lincoln

La importancia de la planeación reside en la necesidad de prepararnos antes de emprender un nuevo proyecto o meta. Por ejemplo, antes de unas vacaciones solemos planear los lugares que queremos visitar, requerimientos necesarios para ingresar al país como visa, vacunas, etc. y un presupuesto estimado para cubrir nuestras comidas y estadía.

Planear nos ayuda a:

  • Obtener claridad: al planear se hacen evidentes muchas de las actividades que debemos realizar para lograr nuestro objetivo.
  • Estimar recursos: al tener una visión más clara de lo que debemos hacer para conseguir nuestra meta o completar nuestro proyecto también qué recursos necesitaremos para esto (tiempo personal, personas que nos ayuden, cosas que debemos comprar u obtener, dinero que debemos conseguir, etc.).
  • Mitigar riesgos: cuando nos adelantamos a escenarios futuros posibles se hace más sencillo tomar mejores decisiones sobre el camino que debemos seguir para lograr nuestro objetivo. Al pensar de antemano sobre lo que vamos a hacer y queremos lograr podemos encontrar oportunidades y amenazas que serían más difíciles de observar cuando vas sobre la marcha del día a día.

Sea que deseamos llegar a un peso saludable, viajar a un nuevo país, tener la boda de tus sueños, mejorar tus finanzas, empezar un negocio o cualquier otro objetivo que queremos conseguir, planear de antemano te ayudará a manejar tus expectativas porque tienes claro qué esperar en el camino hacia tu objetivo lo que disminuirá la cantidad de estrés y frustración a experimentar durante el mismo.

Planear es de vital importancia para el éxito tanto en tu vida personal como en la profesional, desafortunadamente la mayoría de personas pasan más tiempo planeando unas vacaciones que definiendo los resultados que quieren obtener en las grandes áreas de su vida (relaciones, salud, estilo de vida/felicidad, finanzas personales/carrera profesional) y luego se sorprenden cuando a sus 60s se dan cuenta que su vida no ha resultado como esperaban pero realmente ¿es una sorpresa?.

¿Por qué tener una visión a largo plazo?

Dicen que si quieres predecir el futuro debes crearlo… pues esto es lo que hace una visión, te sirve no solo de inspiración sino que es el anuncio de tu futuro porque es hacia allá donde te diriges.

En pocas palabras, si deseas vivir una vida intencionada entonces debes tener una visión de largo plazo que te mantenga enfocado en lo que realmente quieres de la vida y lo que consideras importante. Sin una visión te encontrarás fácilmente distraído con todos los posibles caminos allá afuera así como las agendas de otras personas.

Una visión debe responder a preguntas como ¿por qué? ¿para qué hacemos las cosas que hacemos? ¿qué queremos conseguir en la vida? ¿qué queremos ver cuando a los 90 años de edad miremos hacia atrás a nuestra vida? ¿una vida llena de aventuras? ¿una vida llena de logros? ¿una vida llena de personas que amamos y nos quieren de verdad?.

Y aunque es verdad que a veces encontramos cosas increíbles en un desvío en nuestro viaje también es cierto que si no aprendemos a enfocarnos lo más probable es que nunca lleguemos a nuestro destino más deseado.

Una visión de largo plazo nos permite definir y priorizar lo que es importante para nosotros: cuando sabes lo que quieres de la vida y lo que quieres hacer cada día y cada año es mucho más fácil tomar decisiones que estén alineadas con esto.

Piensa si el dinero no es problema, ¿cómo sería tu vida día a día? ¿qué harías por las mañanas, tardes, noches? ¿qué harías este año?. Este ejercicio te ayudará a hacer cambios de a poco a poco para acercarte a ese estilo de vida que deseas.

Por ejemplo, cuando menciono la cantidad de lugares en las que he estado la gente se sorprende pero la realidad es que no ha sido de un día para otro, hasta ahora he recorrido 8 países y más de 20 ciudades en una década y espero seguir explorando el mundo en la próxima década. Esto ha sido posible desde que tomé la decisión de viajar todos los años al menos una vez a un lugar que aún no haya explorado, tanto así que se ha convertido en un ítem fijo de gasto anual en mi presupuesto.

Y ahí no se detienen las cosas que he cambiado en mi vida. Por mencionar algunas:

  • Ahora no solo hago ejercicio 3-4 veces por semana sino que estoy procurando comer cada vez mejor al punto que ya hasta me provocan las ensaladas.
  • Estoy en un trabajo que disfruto sobretodo porque me permite pasar el día con amigos y compañeros riendo a diario, llegar temprano a mi casa para hacer otras cosas que también me gustan, escuchar música y podcasts a diario con mis audífonos y pagar mis cuentas sin estrés. 
  • Me he asegurado de rodearme de gente mucho más positiva y de pasar el mínimo tiempo posible con personas que solo viven criticando y quejándose de todo sin hacer nada al respecto.

Todas estas acciones las he tomado en base a mi visión de vida y metas de largo plazo, es decir, esa visión te sirve como un mapa que te ayuda a elegir caminos que van en la dirección a la que te quieres dirigir.

Tu visión de vida define quién quieres llegar a ser, lo que quieres obtener en la vida, lo que quieres que sea tu legado y cómo quieres vivir. Eso sí, como cualquier buen plan, la visión que definas ahora puede ser ajustada por el camino a medida que obtengas más información sobre lo que te gusta, lo que quieres y lo que valoras más.

Sin embargo, si le preguntas a cualquier persona lo que quiere en la vida puede que te digan cosas como:

  • Quiero hacer mucho dinero
  • Quiero ser feliz
  • Quiero perder peso
  • Quiero viajar por el mundo

No obstante muchas de estas personas seguramente no han logrado nada de lo que quieren… ¿Por qué? Se hace claro entonces que no solo es importante saber lo que quieres (visión de vida), este es solo el primer paso sino que también necesitas un plan para obtener tu objetivo. 

La planeación es importante para asegurar que tomemos acción y concretemos los pasos que vamos a seguir para alcanzar nuestros objetivos.

¿Cómo estructurar un plan para alcanzar tus objetivos?

La planificación incluye tanto la definición de objetivos y metas como los planes de acción que son las tareas que se deben realizar para alcanzar dichos objetivos.

«Si tú no sabes a donde vas, de seguro terminarás en otro lado.»
– Mark Twain

Lo mejor para definir metas es usar la técnica S.M.A.R.T

S – Specific (Específica)

Debe tener un enunciado claro y preciso sobre lo que se quiere lograr, una meta como «quiero aumentar mis ventas» es algo muy vago e impreciso. Para lograr que tus metas sean específicas, debes responder a las preguntas:

  • ¿Que quieres lograr?
  • ¿Por qué lo quieres lograr?
  • ¿Cómo piensas lograrlo?

Teniendo en cuenta lo anterior nuestro ejemplo de «quiero aumentar mis ventas» quedaría como «quiero aumentar en 10% mis ventas a través del nuevo sitio web».

M – Measurable (Medible)

Cualquier meta u objetivo debe ser medible, sino, ¿como sabes que lo lograste?. Para esto contesta preguntas del tipo:

  • ¿Cuanto quiero aumentar…?
  • ¿Cuantas más quiero tener…?
  • ¿Cuál es el entregable o resultado final que quiero alcanzar?

A – Attainable (Alcanzable)

Toda meta debe ser alcanzable porque si consideras que es imposible entonces ni siquiera lo intentaras. Para esto, piensa en lo que debes hacer para lograr lo que te propones y si tienes confianza en que puedes realizarlo entonces la meta es alcanzable de lo contrario replantea tu objetivo o busca otra estrategia.

R – Relevant (Relevante)

Aquí entra esa visión de largo plazo que definimos antes y si no es así pregúntate ¿dónde quiero estar en 5 o 10 años?. Una vez tengas claro hacia dónde te diriges, puedes evaluar si esta meta de corto plazo se encuentra alineada con tu visión o dicho de otra manera si esta meta te acercará a alcanzar esa visión de largo plazo. 

T – Time Bound (Ligada a un tiempo)

Tienes que tener una fecha límite para alcanzar lo que quieres debido a que esto crea un sentido de urgencia por hacer las cosas y por tanto te motivará a tomar acción.

Una vez has definido las metas con los resultados que deseas alcanzar es hora de sentarte a idear un plan de acción, esto es, detallar todas las actividades que debes realizar para alcanzar los resultados que deseas.

*Imagen sacada de la galeria de adactio.

Algunos ejemplos prácticos son:

  • Meta: bajar 7kg en un año de forma saludable

Plan de acción:

    • Ir al gimnasio los lunes, miercoles y sabados todas las semanas
    • Reemplazar todos los jugos y sodas por agua natural
    • Comer vegetales con cada almuerzo
  • Meta: correr una media maratón en 6 meses

Plan de acción:

    • Inscribirse en la media maratón
    • Salir a trotar 2-3km al menos 3 veces a la semana por los primeros 15 días
    • Salir a trotar 3-5km al menos 3 veces a la semana por el siguiente mes y medio
    • Salir a trotar 5-10k al menos 3 veces a la semana por el tercer mes
    • Salir a trotar 10-15km al menos 3 veces a la semana por el cuarto mes
    • Salir a trotar 15-25km al menos 2 veces a la semana en los últimos dos meses
    • Recoger el kit de la competencia
    • Correr la media maratón
  • Meta: conseguir las primeras 10 ventas del servicio de desarrollo de tiendas de comercio electrónico en los próximos 3 meses 

Plan de acción:

    • Publicitar el servicio en portales de internet
    • Entregar un panfleto a por lo menos 50 negocios locales
    • Contactar a 10 posibles clientes a diario por linkedin, correo electrónico y llamadas telefónicas 

En fin la idea es que en el plan de acción se detallen acciones concretas que tu vas a realizar con el fin de a futuro obtener el resultado que deseas.

Pero ¡OJO! Ningún plan se escribe sobre piedra

Cada cierto tiempo es bueno que programes un espacio para revisar y evaluar los resultados obtenidos hasta la fecha con el fin de determinar si las acciones que estás realizando son las correctas o si debes ajustar el plan. 

Un buen plan además de servir como referencia y ser una gran guía, también es lo suficientemente flexible para adaptarse a nuevas oportunidades o amenazas que aparezcan a lo largo del viaje hacia tu meta, es decir, la planificación es el mapa de ruta para llegar al rumbo que deseas más no necesariamente define el camino exacto a tomar para llegar a este solo la dirección en la que te diriges. Además el mapa puede no estar completo ya que puedes encontrar obstáculos no previstos en el camino que harán que te desvíes de lo planeado inicialmente.

Dicho esto es importante que le des suficiente tiempo al proceso para obtener los resultados por eso vale la pena programar desde el inicio puntos de evaluación de tu progreso de tal forma que en todo momento conozcas en donde te encuentras, si sigues en la dirección correcta y a que velocidad vas hacia tu destino de tal forma que puedas adaptar tu plan para alcanzar tu meta en el tiempo establecido.

Y entonces, ¿Por qué es importante la planeación si los planes siempre cambian?

«Sin un plan… el rumbo y el sueño está perdido»
– Freddys Bonilla, CEO de Audinet Consulting

Cuando uno no planea hay una alta probabilidad de que la vida se te llene de cosas por hacer que realmente no tienen importancia para ti pero que son impuestas por otras personas (ej: compromisos sociales con amigos, tareas del hogar, trabajo que nunca falta, etc.).

Sin un plan lo más probable es que empieces a reaccionar ante las situaciones que van apareciendo en tu vida y dado que no te has tomado el tiempo de planear y agendar lo que es importante para ti puede que nunca encuentres el tiempo para realizar estas tareas. 

Cuando planeas te tomas el trabajo de identificar las cosas que son prioritarias en tu vida y todo lo demás se debe adaptar a este plan. Imagina un tarro lleno de grandes piedras (tus prioridades), una vez estás están puestas en su lugar todo lo demás puede caer alrededor de las mismas (piedras pequeñas y arena), sin embargo, si dejas que los demás llenen el tarro primero que tú entonces cuando quieras agendar una nueva actividad encontrarás que no hay más espacio para esta (después de todo solo tenemos 24 horas al día disponibles).

Conclusiones

  • La importancia de la planeación recae en la necesidad de prepararnos antes de emprender un nuevo proyecto o meta. Así como, concretar los pasos que seguiremos para conseguir el resultado deseado.
  • Diseñar y planear tu vida es importante para vivir de forma intencionada. Define una visión de largo plazo de quién quieres llegar a ser y el estilo de vida ideal que te gustaría tener.
  • No es solo saber a dónde quieres llegar sino también debes definir un plan de acción concreto de cómo vas a lograrlo.
  • Un plan no está escrito sobre piedra. La planeación es un ejercicio constante y el plan debe ser ajustado por el camino luego de evaluar los resultados del proceso que se está realizando.

Nota: Este artículo fue publicado originalmente el 4 de Noviembre de 2008 y actualizado el 23 de Julio de 2019

la importancia de la planeación es la preparación y definición de pasos hacia una meta

¿TE GUSTÓ LO QUE LEÍSTE?

¡Te van a gustar aún más mis correos! Tendrás acceso a contenido exclusivo y práctico sobre cómo gestionar tus finanzas personales para vivir una vida mejor.
Además al suscribirte tendrás acceso a nuestra guía gratuita de finanzas personales.

* Campos requeridos

Comentarios

  1. asi es, yo persoinlamente todo lo que hago lo hago con planificacion y si se desea alcanzar riqueza en la vida, tener una compañia que sea buena competencia o un buen servicio , se necesita planificacion y sobretodo Organizacion , dos puntos muy importantes que van de la mano.

    nada puede dejarse al azar siempre hay que tener un Plan extra, cuando surgen esos obstaculos que antes no aparecian en el mapa.

  2. Si, estoy de acuerdo en eso que dices que para proveer un buen servicio y sobretodo una buena organización.
    Pero también ayuda a organizarte en la vida, creó que la planificación ayuda a no perder de vista los objetivos que se tienen y a no confundir lo urgente con lo importante, como dicen los predicadores de las 3 grandes rocas, hay que meter las rocas primero y luego si llenar el cubo de piedritas y arena y no al revés o las piedras grandes no cabran.

  3. Ese es mi gran problema, muchas veces no tengo tiempo para hacer planes. Pero tienes razon, la organizacion es muy importante, tener un plan de contingencia tambien.
    Saludos y te felicito por el blog, muy buenos articulos.

  4. Si es verdad que a veces uno se enreda porque se le acumulan muchas cosas para hacer en un dia y no nos da tiempo de hacer mas nada.
    Pero, también es verdad que en muchos casos por no planificar hace mucho menos de lo que podriamos o hacemos mucho pero de lo urgente y no de lo importante, lo que al final puede costarnos más.
    Saludos y gracias por tu comentario Hector 😀

Comparte tu opinión