Lo que le diga es mentira

Diario CEM #9: metas 2018 y evaluación del año

Bienvenidos a otro diario de caminando entre la maleza, donde les comparto lo que he estado haciendo y he aprendido en las últimas semanas mientras camino hacia un mejor estilo de vida dentro de tanto ruido, des-información y competencia (maleza).

Evaluación del año

Ya llegando el fin de año, como es usual me encuentro reflexionando sobre las metas de este año y los resultados alcanzados (75% de las metas alcanzadas).

En primer lugar, debo decir que me siento muy satisfecha con lo que logre después de tanto trabajo. Se dice que en general debemos estar alcanzando el 70-90% de nuestras metas anuales puesto que queremos plantearnos metas suficientemente ambiciosas para ser difícil pero sin que lleguemos a decir “esto es imposible” y si, a final de Diciembre del año pasado una vez que escribí mis metas finales mi expresión fue como “uy, este año va a estar duro”. Por esto, ahora que puedo mirar atrás y decir “lo logre”, debo reconocer que mi nueva metodología ha dado buenos resultados.

Debido a que este año me propuse seis metas ambiciosas, decidí usar una metodología mucho más organizada. Las actividades principales que me ayudaron a marcar la diferencia este año fueron:

  • Ser muy específica con lo que quería lograr (¿cómo sabré que llegue a la meta?) y tener muy clara la razón real por lo que quería hacerlo (¿por qué es importante para mi?).

    Por ejemplo, es muy diferente plantearte el objetivo de “aprender inglés” (¿cómo sabes cuanto inglés te propones a aprender?) versus decir “aprender suficiente inglés para verme una película sin subtítulos). En el primer caso no tienes forma de saber si ya completaste el objetivo o no, mientras que en el segundo caso tienes claro el evento que debe suceder una vez el proceso de aprendizaje de resultados.

    Adicionalmente, en los momentos que perdía la motivación y me distraía, volver a leer mis metas con la razón por la cual quería hacerlo fue la gran clave para retomar mi compromiso una y otra vez e iniciar nuevamente el trabajo hacia mis metas.

  • Hacer un mapa de ruta de alto nivel me ayudo mucho a siempre tener presente el foco (los objetivos que iba a adelantar en el trimestre) y a tener clara las actividades claves que debía completar en los siguientes meses.

    Adicionalmente, al hacer el ejercicio de definir mi plan de acción me permitió hacer una planeación más realista del año ya que al tener que programar las tareas en cada trimestre podía tener una mejor idea de si me alcanzaba el tiempo para todo o no.

  • Hacer un seguimiento mensual de mis indicadores y avances me ayudo a mantener la motivación durante el año y a conocer si realmente estaba avanzando hacia mi objetivo o si lo que estaba haciendo no funcionaba y tocaba corregir. Así mismo, cada semana revisaba mis tareas y planeaba las siguientes con lo que me aseguraba que constantemente trabajaba hacia mis objetivos.

    Para lograr algo, debes saber lo que estás haciendo y medir tu progreso. No puedes mejor lo que no mides.

Lo que no funcionó muy bien fue asumir que Diciembre era otro mes normal del año y al final entre tantas fiestas y eventos termine decidiendo que iba a hacer una pausa por este mes y aplace la única meta pendiente para Enero.

Finalmente, algo que me ayudo a mantener la motivación en los últimos meses del año fue tener a alguien a quien rendirle cuentas gracias a que nos comenzamos a reunir con un amigo para hacerle seguimiento a nuestras metas personales. El problema es que cuando empiezas a tachar uno a uno los objetivos propuestos, tienes un sentido de logro mucho antes de terminar el año y casi que debes recordarte que aún hacen falta cosas para no perder el ritmo del trabajo.

Metas para 2018

Solía ser que mis metas eran 100% sobre mi carrera profesional pero ahora prefiero tener un balance entre metas personales y profesionales porque mi nuevo lema es “Disfrutar del presente mientras te preparas para el futuro.”

Así que, para el 2018 me propongo:

  • Seguir mejorando los tiempos de carrera en 10k y 15k.
  • Conocer 3 lugares o destinos nuevos en Colombia.
  • Abonar a capital para salir de deudas en unos pocos años.
  • Aumentar mis ingresos anuales.
  • Seguir bajando de peso, los últimos kilos que me hacen falta.
  • Renovar mi certificación de PMP.
  • Amoblar mi apartamento.

Y tú, ¿qué planes tienes para el 2018?

Comparte tu opinión