Lo que le diga es mentira

Como empezar un negocio en tu tiempo libre

Yo soy una gran creyente en que todos deberíamos tener proyectos propios en nuestro tiempo libre. Los proyectos personales son una oportunidad para desafiarnos, crecer y dedicarnos a algo que realmente nos apasiones.

Este blog es un proyecto propio que hago en paralelo a mi trabajo de tiempo completo, igualmente, desarrollo aplicaciones y sitios web como independiente de vez en cuando y hace unos años, en mis tiempos libres, nació mi primera empresa junto a varios amigos.

Para los que tenemos trabajos creativos, es común tener ideas flotando en nuestra cabeza. Siempre hay algo que queremos probar o de hacer. Algo inesperado y diferente. Pero, ¿como encontramos algo que valga la pena hacer?.

1. Encuentra un problema que necesite ser resuelto

Algunas de las mejores empresas nacen al identificar problemas que existen en tu actual trabajo/empresa pero no hay nadie trabajando en solucionarlos. A veces todo lo que se necesita es encontrar la forma de hacer algo viejo mucho mejor.

«Si necesitas inspiración, empieza por ti mismo. Pregúntate, ¿que servicio o producto desearías que existiera? ¿que puede hacer tu vida más fácil? ¿por qué producto o servicio estarías dispuesto a pagar?»

[…]

Si no te vuelves un millonario en tu primer intento, al menos habrás inventado algo que puedes usar para hacerte la vida más fácil.»

– Jason L. Baptiste, The Ultralight Startup

Ten en cuenta que hay muchas ideas que nos emocionan en las primeras horas después de tenerlas, sin embargo, la verdadera prueba está en si seguirá emocionándote meses después. Nadie te va a despedir si dejas de trabajar en tu idea de negocio, pero recuerda que ninguna idea te hará millonario de un día para otro. Es un camino largo hacia el éxito y por eso muchos proyectos mueren por abandono más que por ser un completo fracaso.

Deja de pensar en tu idea por una semana y luego vuelve a pensar en la misma, ¿todavía te emociona?

2. Construye algo significativo pero simple

Facebook comenzó solo en 1 universidad y permitiendo a los usuarios publicar una única foto. Pregúntate, ¿cual es la versión más básica de mi producto o paquete de servicio que puedo construir para empezar en el próximo mes? ¿en los próximos 2 meses?.

Empieza con un proyecto, no con una empresa. Piensa en cual es tu MVP (mínimo producto viable), ¿cual es lo mínimo que puedes hacer para empezar a ganar interés?.

El MVP más básico usado comúnmente es la construcción de una página web simple con una pequeña descripción del producto acompañado de imágenes o un video y un formulario de inscripción para evaluar el interés de tus usuarios. Una vez construida la página, el siguiente paso es publicar anuncios para atraer clientes o usuarios potenciales.

Algunas características claves que debe tener un MVP son:

  • Dar un mensaje claro de la propuesta de valor del producto: ¿que es tu producto? ¿que beneficios da? ¿en qué se diferencia de lo que hay en el mercado?
  • Tener una forma de obtener retro-alimentación.
  • Una hipótesis a probar: ¿será que hay gente a la que le interese mi producto? ¿estará la gente dispuesta a pagar por mi producto? ¿le interesa a la gente una funcionalidad específica por encima de las demás?

Un excelente ejemplo es lo que hizo Janette Sadik-Khan, Comisaria de Transporte de Nueva York, con la implementación de estructuras temporales y pintura para lograr cambios rápidos. A través de varios MVPs logró recolectar datos reales sobre el impacto en el tráfico y comercio que tendría la implementación de X proyecto en la ciudad de Nueva York.

Es muy tentativo seguir añadiendo servicios o funcionalidades y detalles porque quieres que sea perfecto. Resiste esa tentación. Tu primera versión será horrible. Enfócate en hacer 1 sola cosa y hacerla bien, todo lo demás se puede mejorar después. Prueba primero el mercado y mira si en verdad vale la pena y luego mejora en base a resultados o retro-alimentación que obtengas. Por ejemplo, no necesitas crear tu propia tienda en línea si puedes empezar con mercado libre o una tienda en monomi.

Finalmente, no olvides tener una vida! siempre ten en claro tus prioridades de la semana, tanto personales como profesionales. Y a partir de estas, podrás ver cuanto tiempo libre tienes realmente para trabajar en tu proyecto.

Comparte tu opinión