Lo que le diga es mentira

A estas alturas del año la mayoría de nosotros ya ha realizado su planeación tanto personal como en las empresas. Sin embargo, muchos de estos planes y estrategias no serán más que un documento muy bonito pero no por haber hecho un mal plan o haber planteado una mala estrategia sino por la in-habilidad de ejecutar.

La in-habilidad para ejecutar es lo que causa que muchos de nosotros fallemos en conseguir nuestras resoluciones de año nuevo. Es la razón por la que los gimnasios están llenos en Enero pero en Febrero y Marzo empieza a disminuir la gente. Por difícil que es desarrollar un buena plan y una buena estrategia, es mucho más difícil ejecutar dicho plan y un plan que no se ejecuta sin importar cuan bueno era pues no vale nada porque al final si no se toma acción no se consiguen resultados.
Seguir leyendo

“Es solitario en la cima”, eso es lo que se suele decir y es cierto, después de todo a la cima solo llegan los que han ido más lejos que los demás. Tener un cargo de gerencia viene con mucha presión, no es una posición fácil pero es aún más difícil para las personas bajo su cargo si el gerente no sabe lo que hace.

Es increíble el impacto que tiene un jefe en el lugar de trabajo y aún así encontramos muchos gerentes que dejan mucho que desear. Aunque si es verdad que hay algunas personas que son líderes naturales, la gran mayoría de los jefes necesitan aprender cómo sacar lo mejor de sus empleados.

No por nada se ha hecho popular la frase: “la gente no renuncia a sus trabajos, renuncia a sus jefes” y es que ¿cuantos de nosotros no tenemos alguna historia de terror sobre soportar a un jefe desastroso?. En un estudio, se encontró que alrededor del 50% de las personas han renunciado a un trabajo por su jefe y debo admitir que me incluyo en esa estadística.
Seguir leyendo

Desde hace un tiempo existe un debate sobre ¿cuál de los 3 pilares que componen la estructura organizacional de toda empresa es más importante: las personas, los procesos o la tecnología?.

El argumento que apoya a los procesos indica que si se tienen buenos procesos en una empresa no se requiere de gente excelente ni altamente calificada para cumplir con los estándares y calidades de productos y/o servicios de la empresa y el desempeño de una persona con excelentes capacidades será igual al de una persona con pocas o buenas capacidades.

Examinando el anterior argumento, si el proceso es bueno y no hay diferenciación en el desempeño de una persona excelente con una buena o adecuada quiere decir que seguramente el proceso no requiere de creatividad ni sufre de grandes incertidumbres, es decir, con la ejecución correcta de los pasos siempre se obtendrá el resultado deseado tendría que decir que la tecnología es aún más importante que las personas porque el desempeño de una máquina será mucho mejor y más consistente para labores predecibles.

Sin embargo, creo que en estos momentos las empresas diferenciadas son las que innovan constantemente de forma que aumentan cada vez más el valor agregado a sus clientes y en ambientes que requieren de alta innovación el ser humano es una pieza clave donde los procesos y la tecnología están ahí para ayudarlo a conseguir más pero no son capaces de reemplazarlo. Las empresas de ahora requieren de la creatividad constante de su talento humano para innovar y tener la posibilidad de diferenciarse en el mercado.
Seguir leyendo

Hola! les traigo algunos artículos interesantes en la web para reflexionar y motivarnos.

  • La absurda relación entre empleados y jefes: muy buena reflexión sobre la relación nociva que puede haber en los departamentos administrativos de las empresas y sus consecuencias.

    Pero lo peor es no sabotear a la dirección, sino sabotearte a ti mismo. Dejar de perseguir la excelencia es dejar de crecer como profesional, porque la única forma de crecer es enfrentarse continuamente a nuevos retos y estar continuamente superándonos a nosotros mismos. Según la psicología positiva, una de las claves de nuestra felicidad es el sentimiento de progresión, ser conscientes de que estamos progresando y creciendo en determinados aspectos de nuestra vida, como el crecimiento profesional.

    Seguir leyendo

Cuando somos niños nos hacen una pregunta crucial en nuestra vida: ¿que quieres ser cuando seas grande?, luego al graduarnos del colegio nos vuelven a preguntar ¿que carrera quieres? y en los últimos semestres de la universidad nos hacen elegir muchas veces ¿cual especialidad/línea/tema te inclinas? ¿a que te quieres dedicar? pero por algún motivo una vez empezamos a trabajar parece que nos olvidamos de esta pregunta y a medida que tropezamos con oportunidades las tomamos o las dejamos pasar hasta que en algún momento nos preguntamos ¿donde dimos la vuelta que no era? o en el mejor de los casos habremos llegado a una profesión que disfrutamos.

Sin embargo, sin importar el momento en que te encuentres con tu trabajo es importante salir del día a día y reflexionar sobre lo que queremos profesionalmente (con el plan de desarrollo profesional) e incluso en las diferentes áreas de nuestras vidas: finanzas, salud, relaciones, espiritualidad, diversión, etc. (con un plan de desarrollo personal). Tener una visión clara nos ayuda a mantenernos en el camino correcto para asegurar que no terminemos haciendo cosas que no tienen nada que ver ni apoyan nuestros sueños.

El plan de desarrollo profesional consta de 3 pasos que nos ayudarán a tomar acción para alcanzar nuestro ideal:
Seguir leyendo