Vende una experiencia no un producto

Escrito por blpgirl en octubre 11, 2010 en Marketing

Marcas como Zappos, Nike, El Circo del Sol y Apple lo saben. Si quieres diferenciarte en un mercado saturado de productos similares, no basta con ofrecer el producto, hay que brindar una experiencia.

“Somos una sociedad de consumidores y negocios que valoramos — y estamos dispuestos a pagar extra — por experiencias.”
- Mitch Free

Al vincular a los clientes de manera emocional, tu marca resalta del montón. Una pregunta clave que debe contestar todo dueño de un negocio es: ¿Que significa mi marca?. Un buen ejemplo es Harley Davidson que no solo vende motocicletas sino que vende una forma de vida o, también, la excelente campaña de Apple de hace tiempo, Piensa Diferente:

Apple piensa en experiencias, al comprar un iPhone no compramos solo un teléfono inteligente con GPS y cámara de vídeo sino que, junto al App Store, tienes un centro gigante donde comprar y disfrutar de todo tipo de aplicaciones para ser más productivo en tu trabajo o si lo prefieres, para entretenerte en tus tiempos de dispersión.

Los parques temáticos de Disney son otro excelente ejemplo de vender experiencias como negocio. Este tipo de negocios sobresale porque se preocupan por todos esos pequeños detalles “extras” que no son un estándar para entregar el producto o servicio pero que, sin embargo, son muy bien valorados por los clientes.

Como emprendedor, es necesario entonces que te preocupes por superar las expectativas de tus clientes y no que te conformes solo con cumplirlas, haz de tu negocio un lugar divertido para estar o donde comprar, haz de tus productos fáciles de usar, etc.

“Los mejores emprendedores, no venden productos; venden una experiencia, como por ejemplo diversión, felicidad o comodidad. ¿Qué experiencia ofrece tu producto? si eres un seguro, ¿vendes seguros contra accidentes o “tranquilidad”? Si eres un asesor financiero, ¿vendes inversiones o “libertad financiera”?.”
- Carmine Gallo

11 oct 10 | Marketing

Comentarios

  1. Hola,
    Tienes 100% de razón, en un mercado tan saturado las empresas apuestan por vender una experiencia y un estilo de vida más que un producto. Algo que te identifique y te haga sentir que perteneces a un grupo. Desde este perspectiva también aprovechan la enorme necesidad que tenemos de identificarnos socialmente con un grupo más que con otros.
    De hecho, el año pasado una investigación realizada en la Universidad de Cornell y de la Universidad Estatal de San Francisco afirmaban que somos más felices cuando compramos una experiencia o un objeto que nos reporte una experiencia determinada que cuando compramos simplemente un objeto que no despierta en nosotros ninguna vivencia u emoción.
    En el sitio de Jennifer: Contar ovejas no ayuda a dormir

  2. @Jennifer muy chevere la investigación que mencionas, realmente, muchas veces compramos cosas que ni necesitamos por las experiencias o sentimientos que nos generan.

    @mejoraconstante es cierto, hacer que el cliente se relacione con nosotros a un nivel más cercano que el de vendedores es complicado pero eso es precisamente lo que separa los buenos negocios de los que a largo plazo no funcionan. Otro buen ejemplo, son los restaurantes de Hooters que han logrado ofrecer una experiencia para el hombre que va desde las meseras que contratan hasta los canales que ponen en los televisores.

    @Juan que buen punto, es mejor plantear los objetivos en base a la satisfacción del cliente que en hacer dinero.

  3. Por supuesto, tienes razón, lo primero que hay que saber es la necesidad que se está satisfaciendo, sin embargo, cuando vas a competir en un nicho con mucha competencia ya no tiene mucho sentido esperar ventas solo por satisfacer la necesidad porque todos los competidores hacen lo mismo y con más experiencia, entonces viene la necesidad de diferenciarse de la competencia. Justamente, el anterior escenario es el contexto de este artículo.
    En el sitio de blpgirl: Lecciones de Octubre 2010

Comparte tu opinión



Agregar un enlace a mi blog