Lo que le diga es mentira

Lo que debes saber sobre la creación de riqueza

Construir tu riqueza es simple y realmente no requiere de ningún talento ni habilidad especial. Lo que sucede es que la mayoría de gente cree que es imposible por lo complejo que parecen los temas financieros inicialmente o están en busca de una fórmula mágica que los convierta en millonarios de un día para otro.

La realidad es que el conocimiento requerido para construir tu riqueza financiera está al alcance de todos gratuitamente y es fácil de entender, es más, es el mismo concepto que se usa para alcanzar cualquier meta de largo plazo: crear los hábitos correctos de tal forma que trabajes constantemente hacia tu objetivo (lo que quiere decir que NO hay fórmula mágica solo trabajo constante durante años).

Sin embargo, antes de comenzar el viaje y antes de que te diga la simple estrategia que se debe seguir, es muy importante que sepas cuales son tus objetivos financieros. No hay nada más motivante que tener una clara y atractiva visión del futuro (a corto plazo, mediano plazo y largo plazo), es muy importante que “diseñes tu vida” de tal forma que seas tú quien la elija y no que lleves la vida que eligieron por ti.

“La razón número uno de que las personas NO obtengan lo que quieren es que no saben lo que quieren.”

— T. Harv Eker, Los secretos de la mente millonaria

Ahora, la visión que plantees no tiene porque ser absoluta, puedes revisarla cada cierto tiempo y ajustarla de acuerdo a tus intereses y valores del momento. Lo importante es que tengas claro ¿para qué quieres construir tu riqueza financiera?

  • Salir de deudas para reducir el estrés constante en tu vida (los que viven haciendo maromas para pagar sus tarjetas y créditos).
  • Mejorar tu estilo de vida porque quieres salir de tu barrio actual (de pronto no soportas el ruido y la inseguridad) ó tal vez lo que te interese es ser capaz de comprar tu carro soñado sin entrar en deudas para mantenerlo.
  • Asegurar que te puedas retirar en tu vejez para tener la tranquilidad de no tener que pasar trabajo una vez te jubiles (seguridad financiera para ti).
  • Prepararte para ser capaz de pagar la educación de tus hijos y apoyar a tu familia porque encontraste el amor de tu vida y estás pensando en empezar una vida en conjunto que incluya un bebé próximo.
  • Ser independiente porque quieres mudarte de la casa de tus padres y ser capaz de pagar tus propias cuentas.
  • Ser financieramente independiente porque quieres tener mayor libertad sobre cómo manejas tu tiempo y los proyectos en los que trabajas o simplemente dejar de depender de un empleador para cubrir tus gastos.
  • Alcanzar la libertad financiera porque quieres tener la libertad de dejar de trabajar en cualquier momento si así lo deseas (ej: tomarte 1 año sabático o ser capaz de volar a un evento de repente sin pedirle permiso a nadie y sin tener que trabajar de forma remota).
  • Tener un mayor impacto en el mundo a través del apoyo y financiación de proyectos de caridad y demás causas que te apasionen.

Razones hay muchas… lo importante es que tengas una razón que te motive cuando el camino te parezca difícil o sientas que requiere demasiado esfuerzo porque es en ese punto cuando tienes que recordar el motivo y debes ser capaz de decir “esto es importante y vale la pena”, como por ejemplo, una madre soltera con múltiples trabajos que lucha como una campeona por sacar a sus hijos adelante sin ayuda. Adicionalmente, tus objetivos son los que determinarán la cantidad de riqueza que necesitas acumular.

Si llegaste hasta aquí es porque seguramente ya conoces tu razón y realmente quieres empezar a construir tu riqueza así que te voy a resumir todo lo que necesitas saber en una frase:

Aumenta tus ingresos a corto y mediano plazo, gasta menos de lo que ganas mensualmente e invierte la diferencia de forma eficaz.

Lo sé! muy obvio, ¿no? bueno contrario a los que muchos creen, simplemente hacer más dinero no implica que logres crear riqueza porque si aumentas tu consumo al mismo ritmo de tus ingresos (ej: pasar de comprar vestidos de USD $50 a USD $500) entonces es muy probable que permanezcas en el mismo nivel de riqueza que cuando ganabas menos dinero.

Esta frase resume todo lo que debes saber sobre finanzas personales para gestionar y crecer tus activos. Esto es todo lo que debes saber para construir riqueza financiera con los años y con altas probabilidades de éxito.

Aumenta tus ingresos a corto y mediano plazo, gasta menos de lo que ganas mensualmente e invierte la diferencia de forma eficaz.

Si no entiendes cómo esta pequeña frase puede agregarte valor es porque todo en la vida está en los detalles, una vez que tienes el concepto clave es cuando tienes que investigar los detalles para armar tu plan de acción. Por ejemplo:

  • Si quieres bajar de peso, el concepto clave es que las calorías que consumes en promedio en la semana deben ser menor a las calorías que gasta tu cuerpo asegurando que obtienes los nutrientes que requieres diariamente.

    De aquí el secreto está en los detalles… el tipo de dieta a seguir de acuerdo a tu físico, tipo de metabolismo y objetivos de peso (bajar de peso para unas vacaciones, bajar de peso por salud y de manera sostenible, etc.).

  • Si quieres correr una maratón, el concepto clave es entrenar para mejorar tu resistencia (trotar por más tiempo de corrido) y aumentar tu velocidad (recorrer mayor distancia en menos tiempo).

    De aquí el secreto está en los detalles… los tipos de entrenamiento a realizar de acuerdo a tu condición física, tiempo disponible antes del día de la carrera y tu meta específica (cruzar la meta, mejorar tu tiempo, etc.).

  • Si quieres desarrollar tu carrera profesional, el concepto clave que debes saber es que debes conocer y optimizar tu valor de mercado como profesional a la vez que gestionas tu red de contactos.

    De aquí el secreto está en los detalles… los títulos y certificaciones que debas tomar, las habilidades que debas desarrollar ya sea en cursos, talleres o por tu cuenta y el tipo de gestión de tu red de contacto (asociarte con las personas adecuadas en tu empresa o por lo menos estar en el radar de los que tienen la influencia para ascenderte, hacer nuevos contactos en eventos y demás, desarrollar tu marca personal en internet, desarrollar tu reputación profesional como trabajador independiente, etc.) que debes hacer de acuerdo a tu profesión, industria y metas profesionales que tengas.

Lo importante es que el plan de acción que te propongas te debe permitir cumplir tu objetivo de manera sostenible para ti, es decir, sin que te haga completamente miserable y que te permita mantener los resultados obtenidos a largo plazo.

La mayoría de nosotros tiene un número que quiere alcanzar porque su objetivo es financiar un sueño o meta aunque algunos pocos lo hacen solo por ganar el “juego del dinero” y siempre quieren más. El primer detalle para solucionar es saber ¿cuál es ese número objetivo?, ya sabes que si no tienes la meta clara y la razón entonces será mucho más difícil que tomes acción.

Una vez tienes tu meta clara, los detalles que debemos solucionar para armar nuestro plan de acción son tres: ¿cómo vamos ganar más dinero?, ¿cómo vamos a gastar menos de lo que ganamos? y ¿cómo invertimos nuestro dinero extra de forma efectiva?.

Aumenta tus ingresos a corto y mediano plazo

Si queremos construir riqueza, ganar más dinero es uno de los primeros pasos. Lo importante es generar suficiente dinero para pagar tus gastos mensuales y tener un extra para invertir de tal forma que empieces a construir fuentes de ingresos de largo plazo.

En este punto hay muchas rutas para tomar así que es importante que te preguntes si ¿actualmente ganas lo suficiente para cubrir tus gastos y ahorrar?. Si estás sufriendo para cubrir tus gastos entonces necesitas enfocarte en estrategias de más corto plazo:

  • Consigue un trabajo en tu tiempo libre ya sea como trabajador independiente (ej: tutor, programador, diseñador, escritor, etc.) o como empleado de medio tiempo (ej: ser cantinero por las noches los fines de semana).
  • Intenta convertir un hobby en un negocio rápido (ej: vender manualidades, ofrecer tus servicios de modista para arreglos de pantalones, vender desayunos los fines de semana, etc.).
  • Aprovecha oportunidades como intermediario (ej: comprar barato en tu mercado local o cuando hay gangas y vender más caro por internet a otros mercados, vender productos por catálogo, obtener contratos con clientes y sub-contratar el trabajo ganándote una comisión, etc.).
  • Evalúa la posibilidad de pedir un aumento o cambiar de trabajo a uno mejor pagado.

Si tienes un buen nivel de ingresos entonces debes enfocarte en estrategias de más mediano plazo:

  • Edúcate en las habilidades que requieras para llegar al siguiente nivel en tu desarrollo profesional: revisa las habilidades más solicitadas en el siguiente cargo que quieres tener y desarrolla dichas habilidades, igualmente, capacítate para obtener los títulos y certificaciones más solicitados por el mercado.
  • Empieza a construir otras fuentes de ingresos pasivos apalancando tus habilidades actuales (ej: si eres tutor o profesor, considera escribir libros relacionados con tu tema, organizar cursos o talleres propios).
  • Busca consolidar tus actuales fuentes de ingreso activo en negocios establecidos: construye las bases de tu negocio con el desarrollo de tu propuesta de valor (productos y/o servicios), optimización del proceso de adquisición de clientes y escalabilidad del proceso de producción (automatización o sistematización de pasos y tercerización de tareas).

La ventaja de aumentar tus ingreso es que no hay un límite en cuanto a lo que puedes alcanzar ni que tan rápido puedes llegar allí con tu trabajo duro, pero ganar más dinero nunca será suficiente si no logras controlar el siguiente punto.

Gasta menos de lo que ganas

Para que logres construir riqueza es importante que aprendas a gestionar tu dinero (manejar tu presupuesto personal o salario) y esto se traduce, básicamente, en aprender a vivir con menos de lo que ganas. Guarda e invierte en vez de gastar todo el dinero extra que obtengas (bonos de trabajo, herencias, trabajo adicional, etc.).

Muchas personas se convencen de que no tienen el dinero suficiente para ahorrar, pero esto es rara vez el caso. Si así lo crees, haz un seguimiento a tus gastos por 1 día, 1 semana o 1 mes para que te des cuenta hacia donde se va tu dinero. La gran mayoría de personas encontrará gastos innecesarios (suscripciones que no usas, compras por impulso de cosas que no necesitas, intereses altos adquiridos al usar la tarjeta de crédito a más de 1 cuota SIEMPRE compra todo a 1 cuota y paga completo a final de mes) o que se pueden optimizar (moverte en transporte público varios días a la semana en vez de carro, hacer el mercado en los días de promociones, etc.).

La clave es alinear tus valores personales con tus gastos para que el dinero sea para cosas necesarias o cosas/experiencias que disfrutas (ej: a mi me gusta mucho ir a cine entre lunes a miércoles por la noche porque hay menos gente y de paso la boleta me sale a mitad de precio).

“Si sabes como gastar menos de lo que ganas, encontraste la piedra filosofal.”

– Benjamin Franklin

Ahora, si eres de las personas que realmente no alcanzan a cubrir sus gastos con sus ingresos actuales porque ganan muy poquito entonces enfócate en aumentar tus ingresos inicialmente.

Invierte eficazmente

Y ojo que dije eficaz y no eficiente, es decir, no necesariamente tienes que optimizar tus recursos al máximo para construir riqueza, lo cual significa que no requieres ser un experto en inversiones para conseguir buenos retornos (aunque obviamente entre más eficiente seas, mejor te ira en el futuro). Sin embargo, a nosotros nos interesa inicialmente ser eficaces, es decir, que nuestras acciones consigan un solo objetivo: vencer a la tasa de inflación o IPC.

Lo más fácil para el que no sabe como empezar, gracias a la cantidad de información disponible, son las siguientes inversiones:

  1. Fondos de inversión o carteras colectivas: vez a la página web de tu banco o a una oficina y pregunta por los fondos de inversión para personas que ofrecen. Por cada opción pregunta o averigua el capital (dinero) inicial requerido para participar, de que está compuesto el fondo de inversión: acciones, bonos, entre otros (para saber el perfil de riesgo que inicialmente será moderado o bajo preferiblemente cuando estás aprendiendo) y la rentabilidad anual efectiva de los últimos años del fondo (recuerda que buscas estar por encima de la tasa de inflación, que muchas veces, se simplifica usando la medida del IPC anual de tu país).
  2. Bienes raíces: comprar una oficina, bodega, local o apartamento para arrendar. Puedes empezar con un bien raíz pequeño como una oficina para arrendar con el fin de que no requieras tanto capital inicial o si tienes la cuota para tu primer apartamento puedes arrendarlo y mientras vivir en un lugar que cueste menos de lo que ganas en el arriendo de tu apartamento o volver a mudarte con tus padres por un tiempo.

Una vez haz invertido tu dinero, considera que haz tirado la llave de la cerradura. No toques tus inversiones (liquides tus activos) mientras tengas ingresos activos o pasivos que cubran tus gastos. Tus inversiones se valorizan con el tiempo mientras que tu dinero efectivo se deprecia por la inflación.

Asegura que si aumentas tu gasto para mejorar tu estilo de vida es porque estás ganando más dinero activamente, tus inversiones no las debes tocar en lo posible hasta que alcances tus metas financieras (ej: si estás ahorrando para empezar tu negocio y ya estás listo para hacer el salto o tu meta es retirarte y ya estás listo para jubilarte).

Finalmente, evalúa tus hábitos y sistema anualmente y repite los 3 pasos aquí mencionados hasta que alcances tus metas financieras, es más, el día en que el retorno de tus inversiones exceda tus gastos, serás financieramente libre.

Comparte tu opinión