Lo que le diga es mentira

La creatividad en la sociedad moderna

Hace poco me encontré con un pequeño corto dirigido por los españoles Daniel Martínez Lara y Rafa Cano Méndez, quienes hacen una crítica a la sociedad actual y, especialmente, al sistema educativo que aún rige en todos los países del mundo. Alike es la historia de un padre ya acostumbrado a la monotonía del día a día y su pequeño hijo que está en el colegio.

En la historia vemos como poco a poco el niño que estaba lleno de energía, curiosidad por las cosas nuevas y lleno de creatividad al hacer cada tarea, empieza a perder esa emoción con el pasar de los días y se comienza a resignar a la misma rutina y monotonía que nos exige la sociedad a medida que crecemos.

“La palabra escuela proviene del griego skolé, que significa “esparcimiento”. No obstante, nuestro sistema escolar moderno, que nació en la Revolución Industrial, ha eliminado el esparcimiento – y gran parte del placer – del aprendizaje.”

~ Greg McKeown, Esencialismo

Es una realidad que desde pequeños nos empiezan a estandarizar, enseñándonos como se “deben” hacer las cosas cuando hay millones de maneras de obtener el mismo resultado.

En el colegio y en la universidad rápidamente aprendemos que tipo de respuestas le gustan a que tipo de profesor y simplemente memorizamos; memorizamos la manera de contestar cuando nos hacen preguntas ya sea en un examen o en nuestro día a día, memorizamos la manera “debida” de comportarnos en nuestra oficina, casa de amigos, etc. y memorizamos la forma “debida” de hacer las tareas en la escuela o en la oficina.

No hay duda de que en la sociedad moderna constantemente nos dicen cómo vivir y cómo se supone que luce una persona exitosa. Nuestros padres nos imponen sus ideas y creencias de lo que es correcto y lo que no, el colegio nos impone sus ideas de lo que necesitamos aprender y lo que no, la universidad nos impone sus ideas sobre lo que es un profesional de éxito y el trabajo nos impone unos procesos y formatos estandarizados de cómo se hacen las cosas y punto.

En cada uno de estos entornos o sistemas existen formas de recompensas (buenas notas o promociones) y castigos (malas notas o despidos) donde el pensamiento divergente y las nuevas ideas suelen estar disuadidos. Lo que muchas empresas olvidan al crecer es que esa cultura de estandarización sin lugar a nuevas ideas potenciales, reduce su probabilidad de sobrevivir en el mercado a largo plazo debido a que no podrán innovar tan seguido como las nuevas empresas.

«Tareas repetitivas son para los ordenadores, no para humanos» — @JeroenSangers #quote

Una publicación compartida de Productividad personal (@el.canasto) el

Lo que hace a los humanos únicos es esa curiosidad natural con la que nacemos, esa creatividad y capacidad de cooperación social. Estas son las capacidades humanas que no podrán ser automatizadas y son estas capacidades las que debemos enfocarnos en desarrollar para mantenernos valiosos para el mercado.

“Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
Yo tomé el menos transitado,
Y eso hizo toda la diferencia.”

– El camino no tomado, Robert Frost

Mientras crecemos aprendemos a “editar” todo lo que hacemos y decimos, siempre tenemos en la cabeza el ¿qué pensarán los demás de esto? y por este miedo constante sufrimos del bloqueo creativo donde “no se nos ocurre ninguna idea” y lo pongo entre comillas porque si que se nos ocurren muchas cosas pero nuestro cerebro está editando todo lo que se nos ocurre y considera que no es lo suficientemente bueno.

Estamos en una época donde las personas que han mantenido la capacidad para solucionar problemas de forma creativa están triunfando, nuevos empleos como analistas de datos de inteligencia de negocios o como la aplicación del pensamiento de diseño a problemas complejos como el diseño de ciudades son altamente demandados. Así mismo, hay miles de personas ganándose la vida gracias a su creatividad e inteligencia social como los youtubers e incluso están empezando a crecer exponencialmente nuevas industrias como la de eSports (videojuegos como deportes profesionales).

Estas tendencias nos exigen estar preparados para intentar cosas nuevas, experimentar, equivocarnos y aprender. Esto es lo que se ve en empresas como Google y Pixar que promueven que sus empleados intenten cosas nuevas y por eso han lanzado tantos productos originales.

“Sin embargo, el mundo de la creatividad está directamente relacionado con la toma de riesgos y la posibilidad de cometer errores y aprender de ellos. Sin ensayo, prueba, error e iteración no existe ni creatividad ni innovación.

[…]

En la educación, como en la ciencia, los errores no son fracasos sino hay iteraciones que llevan al aprendizaje, pues no cabe duda que el principal medio para el aprendizaje es el fallo y no el acierto (solo aprendemos cuando necesitamos mejorar, y por tanto, del éxito disfrutamos y del fracaso aprendemos).”

– José Picó en La creatividad ha muerto. Larga vida a la creatividad.

Adicionalmente, vivimos en una sociedad que constantemente nos interrumpe y nos distrae gracias a la cultura de consumismo que se ha globalizado con las redes sociales, el internet, la televisión, etc. No tenemos espacio para pensar y por tanto estamos limitando las oportunidades de tener nuevas ideas.

“Además, la sociedad actual no entiende la contemplación, según la estadounidense.

Lo constató un experimento en Finlandia. A la oficina de Deloitte en Helsinki llegó una joven en prácticas que cada día se sentaba en su puesto sin ordenador ni móvil ni libreta. No hablaba con nadie y miraba al infinito. Eso levantó las sospechas de todos sus compañeros y un día, después de muchas intrigas y murmullos, alguien se acercó a la estudiante y le preguntó a qué se dedicaba. Ella contestó: «Estoy pensando».

Entonces las risas y las caras de desconcierto fueron aún mayores. «Disimular la vagancia aparentando que haces algo o estar en Facebook durante las horas laborales entra dentro de los comportamientos aceptados por la comunidad de trabajo», indicó Pilvi Takala, la artista que montó esta instalación artística, The Trainee, en colaboración con Deloitte y el museo Kiasma de Helsinki en 2008. «En cambio, sentarte frente a una mesa vacía, con tus manos en el regazo y pensando, amenaza la paz de la comunidad y rompe la concentración de tus compañeros».”

Mar Abad en La soledad: un ingrediente clave de la creatividad

Existe una escasez de ese instinto de producir, de crear soluciones y trabajar en ellas hasta hacerlas llegar al mercado. Hemos cambiado nuestro ingenio por una estabilidad aparente (trabajo fijo).

  • Debemos aprender a ser críticos, cuestionar si las cosas realmente son como te las dicen o hay otras opciones y puntos de vista.
  • Debemos aprender a experimentar y aceptar el fracaso como parte del camino hacia el éxito.
  • Debemos aprender a abrir la mente, a aceptar que hay muchos caminos que llegan al mismo destino y que todos son perfectamente válidos.
  • Debemos aprender a disfrutar el presente, a relajarnos y tener espacios para pensar tranquilamente.
  • Debemos aprender a tener paciencia porque las ideas brillantes son pocas y rara vez llegan de seguido.

La creatividad es una habilidad que se aprende y se desarrolla con la práctica. Así que entre más explores e intentes cosas nuevas, mejor será tu capacidad creativa.

“Ten en mente que a veces intentar y descubrir que cosas NO puedes hacer, es tan importante como descubrir que SI puedes lograr. Es lo que aprendemos en el proceso lo que cuenta.”

Zoe Romano, TEDxCharlottesville 2013

Comparte tu opinión