Lo que le diga es mentira

Diseñando tu vida (Parte 2)

Seguimos con el tema de Diseñar tu vida, basados en la metodología de Dave Evans y Bill Burnett de Stanford, donde se aplica el pensamiento de diseño con el fin de crear una vida que realmente valoremos y de la cual nos sintamos satisfechos.

Esta idea de diseñar nuestra vida para muchos puede ser abrumador cuando no tenemos un propósito claro en nuestra vida ni conocemos las cosas que nos apasionan. Sin embargo, los que nos dicen Dave y Bill es que la vida es como uno de esos juegos de “Elige tu propia aventura” donde hay muchas historias que podrías vivir y experimentar pero ninguna es necesariamente mejor que otra… solo son historias, lo importante es que estés disfrutando la historia que estás viviendo.

Ahora, continuando desde el artículo anterior, donde identificamos las áreas problemáticas en nuestra vida y elegimos el problema a resolver, el siguiente paso es idear posibles soluciones a nuestro problema.

Idear posibles soluciones

La idea acá es hacer una lluvia de ideas sobre lo que realmente te gustaría estar haciendo o tus escenarios ideales, debes responder a la pregunta ¿cómo te gustaría que fuera tu vida?. Para esto, Dave y Bill proponen varios posibles ejercicios (escoge el que te parezca mejor para hacer tu lluvia de ideas).

Ejercicio 1: Las mejores 3 versiones de ti

La idea es que pienses en tres posibles futuros para ti, tres versiones geniales de ti y las vas a dibujar en el papel con un titulo de máximo 6-10 palabras para cada versión (Ej: “jugador de videojuegos profesionales” o “Desarrollador de soluciones tecnológicas de impacto”). Por ejemplo:

Entre más detalles tenga cada dibujo de cada aspecto de tu vida mucho mejor (familia, trabajo, hobbies, etc.). Una guía o lineamiento para los que no tengan una idea clara de por donde empezar, la recomendación que puedes seguir es:

  • Para la primera versión imagina que sigues haciendo lo que estas haciendo actualmente (misma carrera, ciudad y demás) pero tu vida es mucho más genial (ej: ya no está el jefe que no soportas, no te tocan hacer ciertas tareas que no te gustan, tienes un mejor salario, cuentas con tiempo para tus hijos, etc.).

    Muchas veces solo necesitamos pequeños cambios en nuestra vida, pequeños ajustes que haría que disfrutáramos mucho más de nuestro día a día, nuestra semana y nuestro año.

  • En la segunda versión asume que lo que estas haciendo ahora mismo ya deja de existir, ya no se contrata gente para eso (ej: si eres profesor, asume que ya no hay más profesores porque todo está en internet y no se necesitan más).

    ¿Qué harías si ya no pudieras encontrar trabajo en tu profesión actual?, ¿A qué te dedicarías?.

  • Finalmente, en la tercera versión piensa en algo completamente diferente, asume que estas súper bien financieramente, qué puedes ganarte la vida con lo que sea, ¿qué harías si el dinero no fuera un problema?, ¿qué te gustaría hacer si tuvieras la posibilidad de hacer cualquier cosa?, no importa si piensas que es medio loco o tonto lo que imaginaste, igual apúntalo.
Ejercicio 2: El plan de la aventura u odisea

Divide una hoja en 5 columnas, para cada columna asigna una categoría o área de tu vida que te interese (ej: carrera, familia, diversión/entretenimiento, salud/actividad física, comunidad/voluntariado). En cada columna vas a escribir lo que te gustaría hacer en los próximos 5 años, colocando lo más lejano al final de la hoja y lo más cercano en la parte superior. Por ejemplo:

Puedes empezar soñando lo que te gustaría conseguir en 5 años y luego ir anotando los pasos que debes completar para llegar hasta allá o puedes empezar donde estás ahora mismo y pensar en lo que te gustaría ir consiguiendo en los próximos años.

Ejercicio 3: Consultar con “expertos”

Si realmente no tienes ideas de las cosas que te gustaría explorar ni las experiencias que te gustaría tener, puedes hablar con las personas que te conocen y te aman y preguntarles si ellos recuerdan ¿qué cosas solías encontrar interesante cuando eras más joven?, ¿en qué momento te han visto lleno de vida e ilusión? a ver si te gustaría explorar alguno de esos intereses que con el tiempo parece que olvidamos


Una vez haz completado alguno de los ejercicios, debes evaluar cada escenario o sueño de la siguiente forma en una escala de 1 a 10:

  • Recursos: ¿cuáles recursos se necesitan (tiempo, dinero, habilidades, conocimiento)?, ¿cuentas con los recursos para lograrlo?
  • Interés: ¿realmente te gustaría ser así, lograr ese sueño, vivir esa vida?
  • Confianza: ¿qué tan confiado estás de que puedes lograrlo?, ¿te crees capaz de realizar ese sueño?
  • Coherencia: lo que soñaste, ese estilo de vida ideal, ¿es realmente coherente con lo que eres? ¿si refleja tu personalidad y valores o es un plan de alguien más?

Adicionalmente, en los ejemplos que di hay un gran enfoque en el trabajo porque me apasiona mi carrera, sin embargo es igual de válido decidir que el trabajo solo es un medio para conseguir dinero con el cual mantenerte a ti y a tu familia y no es realmente importante lo que hagas o en que trabajes sino el estilo de vida que este te permite tener.

Lo importante es que seas coherente contigo, tener claro ¿para qué haces lo que haces?. Los seres humanos aceptamos algunas incomodidades sin que nos hagan infelices si pensamos que valen la pena, es decir, los esfuerzos o sacrificios que hacemos se vuelven importantes si las razones por los que los hacemos también lo son.

Prototipar posibles soluciones

De acuerdo a la evaluación realizada en el paso anterior, debes elegir las ideas con más potencial y realizar un pequeño prototipo que permita aprender algo sobre la posibilidad de que dicha solución funcione o no.

Los prototipos son experiencias que diseñas para hacer una pregunta interesante o aprender algo sobre cosas que desconoces, es una forma de obtener información sobre tu posible futuro.

El punto de prototipar es obtener respuestas a dudas o preguntas sobre nuestras ideas, verificar suposiciones que hemos hecho y conocer la realidad de conseguir lo que uno quiere o piensa que desea.

“Ten cuidado con lo que deseas, se puede convertir en realidad.”

― Oscar Wilde

Quieres buscar experiencias relativamente cortas y baratas, algunos ejemplos de posibles prototipos son:

  • Entrevistar a una persona que tenga el trabajo que haz soñado, una carrera parecida o trabaje en la industria que te interesa: puedes invitar a alguien a almorzar o a un café y preguntarles sobre la realidad de su situación y conocer su historia ¿cómo logro llegar a su posición?, ¿qué tanto trabajo se requiere y cuantas veces debe trabajar horas extras?, ¿qué tipos de actividades o tareas llenan su día a día?.
  • Pasar un día acompañando a un profesional que tenga un trabajo que te gustaría obtener algún día: solo seguirlo y observar su día ¿en qué consiste su trabajo?, ¿cuanto estrés le genera?, ¿realmente se emociona con su día a día?.
  • Hacer un mini-proyecto para tener la experiencia: puede ser empezando como trabajador independiente para un proyecto o asistiendo a un evento como los bootcamp donde podrás trabajar por un día o fin de semana en el tema que te interesa.
  • Encontrar una pasantía no paga por una semana o mes: puedes pedirle a alguien que conozcas que te permita trabajar para él/ella de forma gratuita por las tardes o el fin de semana.
  • Aplicar un pequeño cambio en tu rutina por una semana o mes.

La idea es avanzar de a poco y haciendo pruebas y si fallas simplemente aprendes en vez de saltar de una al vacío sin saber si hay algo debajo o no. Si estas pensando en tal vez volver a la universidad en vez de inscribirte y pagar un semestre de una ¿por que no vas y asistes a alguna clase una tarde?, ¿como te sientes?.

Eso sí, al prototipar ten en cuenta tus restricciones, ¿qué responsabilidades debes seguir cumpliendo? de tal forma que puedas trabajar alrededor de estas restricciones. Por ejemplo, en una charla, Dave hablaba de una persona que tenia un trabajo de tiempo completo, le tocaba ir en tráfico hora y media, estudiaba de noche y era madre soltera por lo que no tenia nada de tiempo libre pero quería pasar más tiempo con su madre, así que, su idea fue conseguirle un trabajo de bajo nivel a la mamá en el mismo lugar donde ella trabajaba y así la hora y media en tráfico la pasaban juntas todas las mañanas antes de llegar a la oficina mientras terminaba sus estudios y podía idear otra solución.

La conclusión es que para resolver estos problemas tan complejos la única forma de saber si la solución propuesta es la correcta o no es aplicando esa solución, por lo tanto tienes que encontrar la forma de experimentarla en realidad, de hacer esa solución una realidad así sea en menor escala.

Ten en cuenta que una vez que escojas el sueño que quieres hacer realidad, tu camino a recorrer, debes comprometerte con lo que elegiste, disfrutar el viaje y dejar de pensar en las otras posibles versiones de ti. Una vez haz escogido un camino, simplemente, concéntrate en ver hacia donde te lleva y disfruta las vistas que este camino te ofrece mientras llegas a donde te lleve.

Esta noción de que al escoger una opción, te estás perdiendo de todas las demás opciones, realmente no vale la pena porque si haz escogido una opción increíble aunque existan otras posibilidades igual de increíbles o unas pocas mejores, igual tu elección sigue siendo increíble y no hay nada de malo en tomar una decisión increíblemente buena así que disfrútala y en vez de pensar en lo que “te pierdes” piensa en lo que estás ganando.

Lo anterior no implica que no evalúes continuamente cómo van las cosas y no ajustes el recorrido a las nuevas circunstancias que enfrentas sino de estar presente y disfrutar de lo que estás haciendo en el momento una vez haz decidido que eso es lo que quieres intentar a continuación.

¿Cada cuanto debes diseñar tu vida?

Realmente, no tienes que hacerlo tan seguido, la idea sería cada vez que estés por acabar una gran obligación y debas elegir que viene a continuación (ej: al salir de la universidad, terminar un gran proyecto como independiente, jubilarte, etc.) o cuando quieras algo diferente ya sea porque estás aburrido y quieres crecer o intentar otra cosa o tal vez porque no te encuentras feliz con tu situación actual.

Además, no tienes porque limitarte, hay gente a la que le gusta vivir múltiples vidas al tiempo, por ejemplo, siendo programador de trabajo completo, autor en su tiempo libre y fotógrafo de vez en cuando. Otro ejemplo, sería alguien que sea medio tiempo mesero, medio tiempo cantante y estudiante en sus horas libres.

Recuerda que lo importante es que vivas una vida que disfrutes y estés satisfecho de vivir, de tal forma que al final del camino puedas decir “valió la pena el recorrido”.

Comparte tu opinión