Lo que le diga es mentira

Los hábitos representan nuestros comportamientos, pensamientos, decisiones y emociones inconsciente, es decir, lo que hacemos repetidamente sin siquiera darnos cuenta o en automático.

Gran parte de nuestro comportamiento diario esta compuestos de nuestros hábitos por lo cual saber como adquirir nuevos hábitos es esencial para nuestra productividad, salud y la vida en general.

La fuerza de voluntad es como un músculo, se cansa y desgasta entre más la usas durante el día. La fuerza de voluntad es limitada, igual que nuestra energía. Por eso las cosas que podemos hacer sin pensarlas son de gran importancia para nuestra vida, poder caminar sin pensarlo nos permite preocuparnos por las direcciones y el camino que debemos coger.
Seguir leyendo

Es fácil perderse en el día a día con todas las tareas que tenemos que hacer y, con esto, solemos perder de vista el ¿por qué hacemos lo que hacemos? ¿para qué estamos haciendo todas esas tareas o actividades?.

Tomarse un tiempo para pensar sobre lo que queremos en la vida, nos puede ayudar a reflexionar sobre la dirección que debemos tomar y si estamos o no en el camino correcto. Siempre busca entender el porque quieres hacer algo, a veces confundimos los medios con el objetivo (ej: confundir el hecho que queremos ganar más dinero como el objetivo cuando lo que queremos es viajar más, comprar casa propia, etc.).
Seguir leyendo

Ya empezó la época de los buñuelos y la natilla y con ello se anuncia el 2017… y como es típico de todos los fines de año, empezamos a pensar en las cosas que hicimos o dejamos de hacer, porque para muchos el fin de año es un recordatorio de todas las cosas que no hicieron ya sea por tiempo, olvido o por simple falta de “fuerza de voluntad”.
Seguir leyendo

  • 66 días bastan para cambiar un hábito

    “Dado que la reorganización cerebral se estimula a lo largo de toda la vida, no hay una sola etapa de las personas en la que no podamos aprender algo nuevo. La edad de jubilación no marca un declive, ni cumplir 40 o 50 años debería ser deprimente. Todo aquel que tenga interés y actitud en algo está de enhorabuena, podrá aprender, entrenar y convertirse en experto independientemente de la edad. Si usted es de esas personas que se han dedicado durante su vida a una profesión de la que han vivido medianamente bien, pero se quedaron con la miel en los labios por no estudiar Antropología, Historia, Exactas, Bellas Artes, lo que sea, puede empezar ahora. No hay límite de edad ni de tiempo para el saber.

    […]

    Resáltelo. Todo aquello que no forma parte de nuestro orden habitual es fácil olvidarlo. Si tiene una agenda, márquelo con fosforito. Si utiliza la alarma del móvil, póngase una diaria con el nuevo objetivo. No abuse de su memoria o del “debería acordarme”.”

  • Así piensan los ‘ganadores’

    “Para tener éxito, lo primero es hacerse cargo de uno mismo. Si tu vida no es como te gustaría que fuese, hay algo que no sabes o no estás haciendo bien. Las personas autorresponsables están orientadas a las soluciones; las no–autorresponsables están orientadas a las excusas. La mayoría de personas deja que su vida transcurra y sólo unos pocos deciden lo que les sucederá en la vida.”

  • ¿Por qué gestionamos mejor nuestra vida particular que la profesional, si al final es lo mismo y podríamos usar las mismas técnicas?

    “En lugar de hacernos preguntas para conocer bien qué nos ha llegado, tratamos de abarcarlo todo. Como consecuencia, tendemos a aceptar todo tipo de compromisos, los que nos corresponden y los que no, unos importantes y otros no tanto, unos que nos afectan y otros que no. Es como si no nos costase esfuerzo alguno enfrascarnos en una tarea nueva tras otra, según van llegando. Y nos seguimos comprometiendo aunque a pesar de ello dejemos muchas de esas tareas a medio hacer, sin completar.

    De esta manera, las que quedan pendientes permanecen relegadas en un falso olvido, falso porque este olvido no se produce en nuestra mente de una manera completa (sabemos que tenemos algo olvidado, pero no sabemos qué y nuestra cabeza nos recuerda esta realidad).”

  • Si me dejan organizar mi horario de trabajo rendiré mucho más

    “Nadie duda ya de que dejar en manos de la plantilla la regulación de su jornada laboral es una tendencia que irá a más. Morán, de Cepsa, lo tiene claro: “en aquellas actividades en las que la tecnología de la información lo permita, el proceso de dar más libertad de organización de horario al trabajador es irreversible”.”

  • Cómo gestionar tu tiempo si eres autónomo

    “Delega todo lo que no sea vital para tu negocio

    La Ley de Pareto dice que el 20% de las tareas que hagas generarán el 80% de tus beneficios. ¿Sabes cuál es tu 20%? ¿Estás delegando el otro 80% o gran parte de él? Si no es así, estás perdiendo el tiempo.

    Por ejemplo, como autónomo es muy común delegar toda la parte financiera. ¿Va a mejorar tu negocio por presentar tus impuestos o contabilizar tus facturas? No, y por ese motivo se delega.”

“Me gusta el trabajo. Me fascina. Soy capaz de sentarme y mirarlo durante horas.”

– Jerome K. Jerome, “Three Men in a Boat”, 1889

Uno de los factores más importantes para lograr ser productivos es tener buenos hábitos. Sin importar las herramientas que compres, si no construyes el hábito de ingresar a tu nuevo software, registrar tus tareas según tu nuevo sistema de productividad o hacer seguimiento a tus tareas desde tu aplicación de celular, de nada servirá adquirir toda la tecnología del mundo para hacerte más productivo y es aquí donde falla la mayoría de la gente en sus primero intentos hacia la eficiencia.

“El hábito puede llegar a ser o el mejor de los sirvientes o el peor de los amos.”

– Nathaniel Hawthorne

La buena noticia es que los hábitos se pueden adquirir y perder, la mala es que el hombre es un animal de costumbres y salir de nuestra zona de confort no es tan fácil de realizar. Cambiar nuestros hábitos más arraigados de visitar facebook, ver televisión toda la noche, jugar videojuegos los fines de semana o pasarnos los días apagando incendios y dejándonos llevar por lo urgente, requiere de fuerza de voluntad y motivación.
Seguir leyendo

Hay quienes dicen que en los tiempos modernos las 24 horas del día ya no son suficientes para realizar todas las actividades que nuestras rutinas nos exigen. En verdad la cuestión no es que las horas del día sean insuficientes, sino que su improductividad  nos perjudica toda la agenda. La mala administración del tiempo, haciendo que muchas horas del día sean inactivas o mal utilizadas, es el gran mal de la población, que de hecho tiene muchas cosas que hacer y se compromete a realizar tareas sin planearlas posteriormente.

Para bien utilizar nuestras horas y no desperdiciar tiempo demás con actividades que pueden ser terminadas en pocos minutos, lo más importante es planear cada parte del día. Estar consciente de las actividades que de hecho necesitamos ejecutar y las que podemos designar a otros es un buen comienzo. Muchas veces dejar en manos de otros algunas obligaciones que tenemos, en un principio como nuestras, nos ayuda a dar prioridad para lo que no pueda ser hecho por nadie más. Entrenar y enseñar a terceros puede tomarnos mucho menos tiempo, además de preparar a  la otra persona.

También es muy interesante revisar la agenda y tener en cuenta las actividades que pueden ser sustituidas por otras que resulten en el mismo fin, pero tomándonos menos tiempo. Las compras de muchas de las cosas que no podemos dejar de adquirir en el día a día pueden ser hechas por medio de tiendas online, y el simple hecho de no haber que salir de casa, ni preocuparse con el tiempo en el tráfico y en las filas de pago, ya nos reservan muchas más horas para las otras cosas del día. Hacer las compras de supermercado, papelería o de pasajes de avión, por ejemplo, en e-commerce es seguro y práctico.

En el planeamiento de las actividades hay que ser objetivo al seleccionarlas y agruparlas de acuerdo con su importancia y urgencia. Separar el tiempo que se cree necesario para cada una sin dejar grandes intervalos entre una y otra, además de tener en mente cómo reaccionar en el caso de imprevistos en el plan inicial, son actitudes que ayudan con las resoluciones de falta de tiempo.