Lo que le diga es mentira

Finalizando otro mes del año y como siempre, acá les traigo otra colección de artículos interesantes que me he encontrado este mes por la web:

  • Estar muy ocupado ya NO está de moda

    Al paso del tiempo, y en cuando uno está en trabajos de alta demanda, eso de estar ocupado se vuelve una religión, una obligación. Así, el que no se muestra permanentemente ocupado, corre el riesgo de mostrar mediocridad, falta de control o bajo desempeño en el trabajo.

    En años recientes me di cuenta que esto no es verdad. La gente que empuja a sus equipo a estar siempre “en llamas” está mal, el no dejar espacios para descomprimirse, para generar nuevas ideas, es nocivo a largo plazo. Igual de mal está cuando uno toma a su cargo el “ocuparse permanentemente”, lo único que muestra es falta de habilidad para manejar nuestros tiempos y prioridades.

  • Por qué las personas exitosas ya no compran casas ni carros

    Adicionalmente cuando compramos cosas costosas, su condición se convierte en nuestra preocupación. Si compras un carro y escuchas sonar su alarma, sentirás agobio. Si compras una casa y la decoras con cosas costosas, vivirás preocupado por que no te roben.

    […]

    Las experiencias, y aquellas vivencias que realmente valen la pena en tu vida, no pierden su valor en el tiempo, no te lo pueden robar y en definitiva, sustentan tu definición de éxito.

  • Después no nos quejemos

    ¿Estamos dispuestos a pagarle “Premium” a un empleado que hace un trabajo destacado? ¿Entendemos el diferencial de alguien — persona o empresa — que sabe lo que hace?

  • Freelancing: Las reglas de oro del trabajo independiente

    Si bien el freelancing ofrece muchas libertades en cuanto a localización geográfica (no es necesario estar presente en una oficina) y tiempo (en teoría no hay horarios en la mayor parte de los casos), si hay algo que se conserva de los trabajos tradicionales es el valor de la responsabilidad.

    Un buen trabajador freelance entrega siempre en la fecha acordada, e incluso antes, y el producto final que se entrega en esa fecha debe coincidir con las especificaciones establecidas al inicio del proyecto.

  • ¿Quieres tener éxito? 13 cosas a las que debes renunciar

    Si quieres lograr algo en la vida, todo comienza aquí. Primero tienes que cuidar tu salud, y para ello sólo hay dos cosas que debes tener en cuenta: comer bien y hacer ejercicio. Son pequeños pasos, pero algún día te darás las gracias por darlos.

Finalmente, de ñapa les comparto la increíble historia del exprimidor de zumos que costaba 400 dólares en Desencadenado.

Debido a la proliferación de las tecnologías que nos mantienen conectados todo el tiempo, muchas empresas han cogido esta mala maña de trabajar de corrido, es decir, de lunes a domingo y las 24 horas del día. Solo piensa, ¿alguna vez haz recibido un correo de trabajo en horario no laboral?.

Muchos trabajamos más de la cuenta y en ese mal hábito solemos olvidar que no se necesitan más horas sino mejores horas. 8-9 horas al días son bastante tiempo, equivalen a un tercio de nuestro día así que si somos eficientes no hay razón por la que debamos trabajar más tiempo.

Trabajar más horas continuamente es malo para ti y para tu empresa aunque no lo parezca al principio, con el tiempo esas horas extras acumuladas resultan en un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y fatiga.
Seguir leyendo

Los hábitos representan nuestros comportamientos, pensamientos, decisiones y emociones inconsciente, es decir, lo que hacemos repetidamente sin siquiera darnos cuenta o en automático.

Gran parte de nuestro comportamiento diario esta compuestos de nuestros hábitos por lo cual saber como adquirir nuevos hábitos es esencial para nuestra productividad, salud y la vida en general.

La fuerza de voluntad es como un músculo, se cansa y desgasta entre más la usas durante el día. La fuerza de voluntad es limitada, igual que nuestra energía. Por eso las cosas que podemos hacer sin pensarlas son de gran importancia para nuestra vida, poder caminar sin pensarlo nos permite preocuparnos por las direcciones y el camino que debemos coger.
Seguir leyendo

Es fácil perderse en el día a día con todas las tareas que tenemos que hacer y, con esto, solemos perder de vista el ¿por qué hacemos lo que hacemos? ¿para qué estamos haciendo todas esas tareas o actividades?.

Tomarse un tiempo para pensar sobre lo que queremos en la vida, nos puede ayudar a reflexionar sobre la dirección que debemos tomar y si estamos o no en el camino correcto. Siempre busca entender el porque quieres hacer algo, a veces confundimos los medios con el objetivo (ej: confundir el hecho que queremos ganar más dinero como el objetivo cuando lo que queremos es viajar más, comprar casa propia, etc.).
Seguir leyendo

Ya empezó la época de los buñuelos y la natilla y con ello se anuncia el 2017… y como es típico de todos los fines de año, empezamos a pensar en las cosas que hicimos o dejamos de hacer, porque para muchos el fin de año es un recordatorio de todas las cosas que no hicieron ya sea por tiempo, olvido o por simple falta de “fuerza de voluntad”.
Seguir leyendo

  • 66 días bastan para cambiar un hábito

    “Dado que la reorganización cerebral se estimula a lo largo de toda la vida, no hay una sola etapa de las personas en la que no podamos aprender algo nuevo. La edad de jubilación no marca un declive, ni cumplir 40 o 50 años debería ser deprimente. Todo aquel que tenga interés y actitud en algo está de enhorabuena, podrá aprender, entrenar y convertirse en experto independientemente de la edad. Si usted es de esas personas que se han dedicado durante su vida a una profesión de la que han vivido medianamente bien, pero se quedaron con la miel en los labios por no estudiar Antropología, Historia, Exactas, Bellas Artes, lo que sea, puede empezar ahora. No hay límite de edad ni de tiempo para el saber.

    […]

    Resáltelo. Todo aquello que no forma parte de nuestro orden habitual es fácil olvidarlo. Si tiene una agenda, márquelo con fosforito. Si utiliza la alarma del móvil, póngase una diaria con el nuevo objetivo. No abuse de su memoria o del “debería acordarme”.”

  • Así piensan los ‘ganadores’

    “Para tener éxito, lo primero es hacerse cargo de uno mismo. Si tu vida no es como te gustaría que fuese, hay algo que no sabes o no estás haciendo bien. Las personas autorresponsables están orientadas a las soluciones; las no–autorresponsables están orientadas a las excusas. La mayoría de personas deja que su vida transcurra y sólo unos pocos deciden lo que les sucederá en la vida.”

  • ¿Por qué gestionamos mejor nuestra vida particular que la profesional, si al final es lo mismo y podríamos usar las mismas técnicas?

    “En lugar de hacernos preguntas para conocer bien qué nos ha llegado, tratamos de abarcarlo todo. Como consecuencia, tendemos a aceptar todo tipo de compromisos, los que nos corresponden y los que no, unos importantes y otros no tanto, unos que nos afectan y otros que no. Es como si no nos costase esfuerzo alguno enfrascarnos en una tarea nueva tras otra, según van llegando. Y nos seguimos comprometiendo aunque a pesar de ello dejemos muchas de esas tareas a medio hacer, sin completar.

    De esta manera, las que quedan pendientes permanecen relegadas en un falso olvido, falso porque este olvido no se produce en nuestra mente de una manera completa (sabemos que tenemos algo olvidado, pero no sabemos qué y nuestra cabeza nos recuerda esta realidad).”

  • Si me dejan organizar mi horario de trabajo rendiré mucho más

    “Nadie duda ya de que dejar en manos de la plantilla la regulación de su jornada laboral es una tendencia que irá a más. Morán, de Cepsa, lo tiene claro: “en aquellas actividades en las que la tecnología de la información lo permita, el proceso de dar más libertad de organización de horario al trabajador es irreversible”.”

  • Cómo gestionar tu tiempo si eres autónomo

    “Delega todo lo que no sea vital para tu negocio

    La Ley de Pareto dice que el 20% de las tareas que hagas generarán el 80% de tus beneficios. ¿Sabes cuál es tu 20%? ¿Estás delegando el otro 80% o gran parte de él? Si no es así, estás perdiendo el tiempo.

    Por ejemplo, como autónomo es muy común delegar toda la parte financiera. ¿Va a mejorar tu negocio por presentar tus impuestos o contabilizar tus facturas? No, y por ese motivo se delega.”