Lo que le diga es mentira

  • Menos postureo emprendedor y más… ¿descansar?

    “A los emprendedores no nos “pagan” (no nos pagamos) por echarle muchas horas. Esto no es como en el colegio, donde te recompensaban por esforzarte mucho aunque no tuvieras resultados. El esfuerzo es sin duda parte del camino, pero nuestro trabajo es pelear en un entorno adverso de absoluta incertidumbre creando un producto o servicio que resuelva un problema real… y ganar dinero en el proceso,a ser posible en cantidades indecentes.

    […]

    Podrías estar 2 años trabajando 24h diarias sin siquiera dormir y no te “acabarías” la pila de tareas que hay pendientes… y que no para de crecer día a día. Por eso he repetido hasta la saciedad que la mejor habilidad de un emprendedor es el foco.

    No tienes que hacerlo todo: lo importante no es a cuántas cosas dices que SI… sino a cuántas dices que NO. Dónde centras tus energías y esfuerzo.”

  • Lecciones que seguramente no aprendió en la Universidad

    “Quizás lo primero en lo que piensa, cuando va a iniciar cualquier tipo de estudio universitario es, directamente, en el salario. Y seguramente mientras hace sus estudios conocerá el contexto y los precios que usted puede llegar a recibir por su trabajo. Pero lo que no le enseñan en la universidad es que esta remuneración, no siempre lo es todo y que tiene que aprender a evaluar los ofertas no sólo por lo que le ofrezcan, sino también por el tiempo libre que pueda tener, es decir, el poder lograr un equilibrio entre su vida profesional y su vida personal.”

  • Juzgar a alguien es definirte a ti mismo

    “Es difícil escapar de la sencillez con la que podemos juzgar a los demás. La variedad de personas que podemos encontrarnos es tan grande como el daño que podemos causar hablando de ellas sin conocerlas previamente. Incluso cuando las conocemos y no las escuchamos.

    Lo cierto es que mis gustos no son los mismos que los tuyos, seguramente no actúo cómo tú actuarías en mi lugar y, muy probablemente, a mi no afectan las cosas de la misma manera que a ti.”

  • Gobierna tus emociones, reina en tus decisiones

    “¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué a veces decimos sí cuando queremos decir no? ¿Por qué hay días en los que hasta un mediocre vendedor de humo nos convence para comprarlo? ¿Por qué hay quien ha llegado en una noche larga a coger el primer avión con amigos, a lo loco, sin maleta ni destino fijo? Porque no siempre actuamos desde la razón, sino que en ocasiones lo hacemos desde la emoción. El Premio Nobel Herbert Simon fue pionero en el análisis de las emociones y, ya en 1983, escribió en ‘La razón en los asuntos humanos’ que “con el fin de tener algo parecido a una teoría completa de la racionalidad humana, tenemos que entender el papel que juega la emoción en ella””

  • La humana imperfección del liderazgo

    “Nuestra realidad nos ha sacudido un buen par de bofetadas para que entendamos por encima de todo que los líderes son personas antes que líderes. Personas perfectamente imperfectas. Personas con anhelos, con deseos, con aciertos, con temores, con inseguridades, con dudas, con errores, con altibajos, con claridad, con miedo, con ilusión, con energía, con fe, con convicción, con creencias, con límites… y en ocasiones sin todo ello; en definitiva, personas con todos los benditos atributos y rasgos con los que todos y cada uno de nosotros, sin excepción alguna, convivimos día a día…

    […]

    es entonces cuando somos capaces de entender el liderazgo desde otra perspectiva, en la que, todas las personas son líderes y viceversa dependiendo del contexto y las circunstancias…”

Y, de ñapa, para que conozcan más a los colombianos:

“Hay una expresión bastante particular que permite diferenciar a cualquier colombiano, especialmente aquellos provenientes del interior, cuando dicen “regáleme” antes de pedir cualquier producto o servicio para comprar, como también lo destaca el Hunffington. Claro, esto no significa que esperen que el comerciante lo ofrezca de forma gratuita sino que, sencillamente, es una forma de pretender ser amable y “entrador” con la persona.”

Nueve señales financieras que lo delatan como colombiano

comparacion_generaciones

También conocidos como la Generación Y, los millennials son todos aquellos individuos nacidos aproximadamente entre los años 1982 y 2000. Frecuentemente tildados de egoístas, flojos e impacientes, los millennials también se caracterizan por ser una generación dinámica, apasionada y con un fuerte deseo de aprendizaje.

Llegaron aquí para quedarse, y conocerles mejor es descubrir buena parte de la dinámica de la sociedad contemporánea, así como sus diferencias con las dos generaciones precedentes, los llamados baby boomers y la Generación X. Las condiciones económicas, políticas, sociales e incluso tecnológicas, nos permiten comprender por qué los millennials son como son.

Su infancia transcurrió en una época de relativa bonanza económica a nivel mundial, sin embargo, su incorporación al mercado laboral ha ocurrido dentro de un entorno económico complejo a nivel global, producto de la recesión mundial de 2008, la cual ha afectado a casi todos los países del orbe. Son la generación de transición de lo analógico a lo digital.

Dentro de un ambiente laboral adverso, el éxito para esta generación se traduce en trabajar en algo que verdaderamente les apasione, ya sea dentro de su propia empresa o en un ambiente corporativo. Suelen tener una gran conciencia social y les preocupan temas como el cuidado del medio-ambiente o la desigualdad.

Ellos son responsables de cambiar los modelos de consumo previos, donde el retail era el rey. Los millennials prefieren apostar por un consumo más especializado y segmentado a marcas específicas. Aunque el punto de venta sigue siendo importante para ellos, se valen de la tecnología para encontrar la mejor oferta del producto que más les agrada. 
Seguir leyendo

Todo negocio empieza por una idea, una visión. Sin embargo, una idea no es nada hasta que se hace algo con la misma.

Para llevar una idea al mercado, lo primero es definir claramente la idea: ¿Cuál es el problema a resolver? ¿Qué es lo que se quiere mejorar? ¿Cuál es el beneficio que se quiere brindar? puede ser para resolver un problema propio o para aprovechar una oportunidad en el mercado. Piensa en algo simple que cualquiera pueda entender y que puedas resumir en una oración como por ejemplo, “una aplicación que te informe sobre los eventos y cosas que hacer a tu alrededor”

El segundo paso es identificar tu propuesta de valor, no tiene que ser ultra brillante pero si debes tener alguna. Empieza a investigar ¿qué están haciendo los demás? ¿qué productos dan el mismo beneficio o resuelven el mismo problema?, intenta encontrar debilidades de tus competidores e identificar oportunidades para ti. Por ejemplo, “una aplicación que te informe sobre los eventos y cosas que hacer a tu alrededor relacionados con el deporte y la salud” (como maratones y grupos de ciclistas).
Seguir leyendo

Lo único que está entre tu meta y tú, es la historia que te sigues contando a ti mismo de por qué no lo puedes lograr

* Imagen encontrada en El124

Este fin de semana me vi “El lobo de Wall Street”, película basada en la vida de Jordan Belfort y su historia camino al éxito y posterior caída en el mundo de los negocios.

Debo admitir que no es una película para todos al ser muy gráfica. Sin embargo, detrás de la vida excesiva de un millonario y sus actividades ilegales, hay un grupo de lecciones de ventas y negocios muy interesantes.

1. Oferta y demanda

En la película, Leonardo Di Caprio (Jordan), le enseña su primera lección a su equipo de ventas al sacar un bolígrafo y decir “véndeme este bolígrafo”.

Como se ve en la escena, luego de varios intentos, uno de los personajes toma el lapicero y le pide a Jordan que escriba su nombre en una servilleta. Dado que Jordan no tiene con que escribir y debe pedir por un lapicero, se hizo la venta.

Lo que paso es que el personaje, reconoció una necesidad, Jordan quedo sin bolígrafos y creo una urgencia al pedirle que escribiera su nombre. En ventas, estas dos cosas son claves, reconocer una necesidad y crear un sentido de urgencia para convencer a alguien que debe comprar ese producto.

Jordan hacia un gran trabajo con su discurso, pintándole a sus clientes grandes posibilidades si le compraban y creando un sentido de urgencias mencionando que era una oportunidad única y un negocio que podía perder si el cliente se lo pensaba dos veces.

2. La percepción lo es todo

Algo que Jordan sabia hacer muy bien era venderse a si mismo, tanto para buscar trabajo como cuando empezó su propio negocio para venderse a sus clientes.

Siempre vístete para el trabajo que quieres, Jordan actuaba como un profesional serio y una persona de poder y la gente lo veía como una persona exitosa y segura de si mismo. Decide como quieres que otros te vean y luego preséntate de la forma adecuada para que te vean tal cual quieres.

La clave para que te compren es dar confianza. Tus clientes no te conocen ¿cómo haces que confíen en ti? En la película el equipo que Jordan armo sonaba como gente seria y profesional y además, pedía una pequeña compra de muestra para que el cliente no sintiera que el negocio era de alto riesgo.

En una entrevista de trabajo, ¿como haces que confíen en ti?, vístete de forma profesional, habla de forma segura y cuenta alguna historia que resalte tus logros, éxitos, problemas que hayas resuelto, responsabilidades y resultados, en fin, tu habilidad de hacer el trabajo bien.
Seguir leyendo