Lo que le diga es mentira

Ya está que se acaba abril! así que como siempre, acá les traigo otra colección de artículos interesantes que me he encontrado este mes:

  • Registrar tiempos, la falsa productividad personal

    En el trabajo del conocimiento, lo que aporta valor no es lo que haces, mucho menos el tiempo que te dedicas a hacerlo. El valor real está en los resultados que consigues cuando haces las cosas que haces. De hecho, en el trabajo del conocimiento se da la paradoja de que, a menudo, es posible conseguir más valor trabajando menos tiempo.

  • Cuando emprender te arruina la vida: “Me desahuciaron y no tenía ni para un bocadillo”

    Además, él y Echaleku coinciden en un punto: “Hay que aprender a vender. Que seas muy bueno haciendo algo no quiere decir que te vaya a ir bien emprendiendo. Si quieres que te salga bien un negocio, tienes que vender, vender y vender”.

    Hay que tomar riesgos calculados, siempre tener presentes no solo las ganancias potenciales sino los posibles costos y consecuencias de las acciones que tomamos. Esto no es para desanimar a nadie sino para tomar precauciones y siempre buscar formas, dentro de lo posible, de disminuir el riesgo.

  • Sobre el futuro del trabajo, en El País

    Si restringimos empleo a lo que hoy conocemos como empleo, olvídalo: habrá mucho menos. Sin embargo, lo que tenemos que pensar es que vamos hacia un mundo en el que muchas personas harán cosas que hoy no consideraríamos empleo, pero lo serán.

    Esto, en realidad, lo hemos visto antes: yo tenía verdaderas dificultades para explicarle al abuelo de mi mujer, con sus noventa y tantos años, que esos días que yo me quedaba en casa delante de mi ordenador estaba en realidad trabajando. Me miraba con desconfianza y, al cabo de un rato me volvía a preguntar, “ya, pero… ¿no vas a ir a trabajar?”

  • El peligroso racismo de las inteligencias artificiales

    De a poco las máquinas van afectando áreas más sensibles: la aparición de ciertas publicidades o noticias al navegar la web, y no de otras, influencia las cosas que consumimos, la información que recibimos, las opiniones que nos formamos. Cuestiones que pueden afectar fuertemente nuestro futuro, como la posibilidad de acceder o no a un crédito bancario, o de ser seleccionado o no para un empleo, van dejando de ser definidas por personas y quedando en manos de sistemas.

  • Desaprender: la trampa del pasado

    Esa sensación de “estar invertido” en algo es muy habitual. Cuando uno hace una inversión financiera, debe tener claro que en la decisión de mantener o vender no debe influir para nada el precio al que compró; únicamente las expectativas de futuro. Y aun sabiéndolo, resulta casi imposible no mirar de reojo ese punto de referencia del pasado.

El mundo se divide entre los trabajadores independientes – o freelancers – y los trabajadores asalariados. Mientras la gran mayoría de las personas tiene un trabajo de oficina y cambia pocas veces de empleo en su vida; los freelancers debemos lidiar con la inestabilidad laboral y financiera. Pero, ¿cómo navegar en mares inestables de la mejor forma?

Supongo que si estás leyendo esto es porque, muy posiblemente, trabajas como independiente, es decir, eres freelancer y tienes presencia en las redes, ya sea a través de blogs, plataformas sociales, o ambas.
Seguir leyendo

Un mes más que se acaba y por tanto, acá les traigo otra colección de artículos interesantes que me he encontrado este mes:

  • ¿Tienes suficientes rebeldes en tu organización?

    “En última instancia la innovación es una cuestión de personas, hay personas que aceptan rápidamente las nuevas ideas y los nuevos retos, y son capaces de abandonar su forma de pensar anterior y adaptarse a la nueva situación, mientras que otras se aferran tenazmente al dogma imperante en la organización.

    […]

    Las personas rebeldes son gente de ideas, positivas, capaces de ver las cosas no por lo que son sino por lo que pueden llegar a ser, impulsadas a cambiar las cosas, y buscar nuevas posibilidades.”

    Seguir leyendo

Otro mes más del año está por acabar y cada vez se siente más rápido o ¿soy solo yo?. Pero bueno, acá otra colección de artículos interesantes que me he encontrado este mes:

  • 8 Decisiones que jamás te arrepentirás de tomar con tu dinero

    Es importante que te capacites y entiendas el mercado en el que vas a invertir. Recuerda que la mejor inversión que puedes hacer es aquella que entiendes y dominas. Si no entiendes de energía limpia no inviertas en ella, sino sabes cómo funciona la propiedad raíz no inviertas.

    Cuando inviertes en algo que no entiendes lo único que logras es enriquecer a quien te ofrece dichos vehículos de inversión; te cobran comisiones, costos de transacción entre otros que difícilmente entiendes.

  • De 0 a 35 empleados trabajando alrededor del mundo: ¿Cómo construir con éxito la cultura de tu emprendimiento?

    Nunca priorices la capacidad del candidato sobre la cultura

    Todo fundador que conozco y que ha comprometido su cultura con el objetivo de contratar a un candidato prometedor a largo plazo se ha terminado arrepintiendo.

    Esto se debe a los problemas que puede traer a tu organización. Desde generar un ambiente de trabajo mediocre hasta ver a sus mejores empleados irse por culpa de un nuevo empleado que no encaja con la cultura de trabajo preestablecida.

  • La independencia, ¿Idilio o suicidio?

    La solución no siempre es independizarse, piense en reinventarse siendo empleado: Busque otras opciones dentro de la misma compañía o en otras empresas.

  • Los 3 secretos de la sabiduría antigua para ser felices

    Controla lo que puedes controlar. Ignora el resto.

    “Pido serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que puedo y sabiduría para conocer la diferencia”.

    Los estoicos aplicaban mejor que nadie esta afirmación. Eran conscientes de la necesidad de tener cierto control sobre la vida pero no se obsesionaban con ello, por lo que siempre se preguntaban: “¿Puedo hacer algo al respecto?”

    Si puedes hacerlo. Hazlo. Si no puedes… Asúmelo y sigue adelante porque preocuparse solo generará estrés.

    […]

    Por ejemplo, si está lloviendo, simplemente aceptas la lluvia. Negarlo no va a hacer que desaparezca. Pero no necesitas mojarte, puedes protegerte con un paraguas.

  • Cuándo decir SÍ. Cuándo y cómo decir NO

    La mayoría de reuniones no sirven para nada. La mayoría de contactos aportan poco. La mayoría de eventos son una pérdida de tiempo. Pero solo exponiéndote a muchas reuniones, personas y eventos empiezas a apreciar la diferencia, a distinguir dónde hay una oportunidad real y dónde no. Prueba y error.

    Cuanto más interactúes con la realidad más aprenderás. Y de vez en cuando, una oportunidad funcionará. Tiempo después, otra. No esperes grandes puntos de inflexión, pero poco a poco pequeñas victorias irán sumándose al montón.

    […]

    En resumen, debes decir “Sí” hasta que te ganes el derecho a decir “No”.

Finalmente, de ñapa, los invito a ver esta charla de una comediante mexicana que conocí hace poco en netflix y qué tiene un mensaje tanto para hacernos reflexionar como para hacernos divertir un rato:

La economía actual está teniendo un gran impacto en lo que se refiere a cómo las grandes empresas y los trabajadores ven los esquemas de trabajo, especialmente tratándose de freelancers.

El horario de 9 a 5 se va disolviendo, y en su lugar llegan profesionales independientes que pueden escoger sus propios horarios, lugares de trabajo y proyectos.

Según un estudio de Upwork y Freelancers Union, el 60% de los freelancers en Estados Unidos comenzaron su propio negocio por elección y no por necesidad— contrario a lo que muchos podrían pensar—. Y el 67% de los freelancers coinciden en que más gente elige trabajar de manera independiente el día de hoy en comparación a hace 3 años.

Ser freelancer es sinónimo de libertad y flexibilidad, y muchos profesionales empiezan a optar por este estilo de vida, dejando de lado los esquemas tradicionales de oportunidades de tiempo completo.
Seguir leyendo