Lo que le diga es mentira

Ya está que se acaba abril! así que como siempre, acá les traigo otra colección de artículos interesantes que me he encontrado este mes:

  • Registrar tiempos, la falsa productividad personal

    En el trabajo del conocimiento, lo que aporta valor no es lo que haces, mucho menos el tiempo que te dedicas a hacerlo. El valor real está en los resultados que consigues cuando haces las cosas que haces. De hecho, en el trabajo del conocimiento se da la paradoja de que, a menudo, es posible conseguir más valor trabajando menos tiempo.

  • Cuando emprender te arruina la vida: “Me desahuciaron y no tenía ni para un bocadillo”

    Además, él y Echaleku coinciden en un punto: “Hay que aprender a vender. Que seas muy bueno haciendo algo no quiere decir que te vaya a ir bien emprendiendo. Si quieres que te salga bien un negocio, tienes que vender, vender y vender”.

    Hay que tomar riesgos calculados, siempre tener presentes no solo las ganancias potenciales sino los posibles costos y consecuencias de las acciones que tomamos. Esto no es para desanimar a nadie sino para tomar precauciones y siempre buscar formas, dentro de lo posible, de disminuir el riesgo.

  • Sobre el futuro del trabajo, en El País

    Si restringimos empleo a lo que hoy conocemos como empleo, olvídalo: habrá mucho menos. Sin embargo, lo que tenemos que pensar es que vamos hacia un mundo en el que muchas personas harán cosas que hoy no consideraríamos empleo, pero lo serán.

    Esto, en realidad, lo hemos visto antes: yo tenía verdaderas dificultades para explicarle al abuelo de mi mujer, con sus noventa y tantos años, que esos días que yo me quedaba en casa delante de mi ordenador estaba en realidad trabajando. Me miraba con desconfianza y, al cabo de un rato me volvía a preguntar, “ya, pero… ¿no vas a ir a trabajar?”

  • El peligroso racismo de las inteligencias artificiales

    De a poco las máquinas van afectando áreas más sensibles: la aparición de ciertas publicidades o noticias al navegar la web, y no de otras, influencia las cosas que consumimos, la información que recibimos, las opiniones que nos formamos. Cuestiones que pueden afectar fuertemente nuestro futuro, como la posibilidad de acceder o no a un crédito bancario, o de ser seleccionado o no para un empleo, van dejando de ser definidas por personas y quedando en manos de sistemas.

  • Desaprender: la trampa del pasado

    Esa sensación de “estar invertido” en algo es muy habitual. Cuando uno hace una inversión financiera, debe tener claro que en la decisión de mantener o vender no debe influir para nada el precio al que compró; únicamente las expectativas de futuro. Y aun sabiéndolo, resulta casi imposible no mirar de reojo ese punto de referencia del pasado.

El mundo se divide entre los trabajadores independientes – o freelancers – y los trabajadores asalariados. Mientras la gran mayoría de las personas tiene un trabajo de oficina y cambia pocas veces de empleo en su vida; los freelancers debemos lidiar con la inestabilidad laboral y financiera. Pero, ¿cómo navegar en mares inestables de la mejor forma?

Supongo que si estás leyendo esto es porque, muy posiblemente, trabajas como independiente, es decir, eres freelancer y tienes presencia en las redes, ya sea a través de blogs, plataformas sociales, o ambas.
Seguir leyendo

Un mes más que se acaba y por tanto, acá les traigo otra colección de artículos interesantes que me he encontrado este mes:

  • ¿Tienes suficientes rebeldes en tu organización?

    “En última instancia la innovación es una cuestión de personas, hay personas que aceptan rápidamente las nuevas ideas y los nuevos retos, y son capaces de abandonar su forma de pensar anterior y adaptarse a la nueva situación, mientras que otras se aferran tenazmente al dogma imperante en la organización.

    […]

    Las personas rebeldes son gente de ideas, positivas, capaces de ver las cosas no por lo que son sino por lo que pueden llegar a ser, impulsadas a cambiar las cosas, y buscar nuevas posibilidades.”

    Seguir leyendo