Lo que le diga es mentira

Caminando entre la maleza #5: viajes, sueños y otros temas

Hola! Bienvenidos a otro diario de caminando entre la maleza donde les comparto lo que he estado haciendo y he aprendido en las últimas dos semanas. Como les mencione la última vez, me fui de viaje de vacaciones a México y la verdad que fue genial para recargar energías y salir de la rutina.

Lista de sueños (Bucket list)

La lista de sueños parte básicamente del mismo proceso de ponernos metas cada año, a 5 años o a 10-20 años. Para mi, es como una lista de ideas de lo que me gustaría lograr, experimentar o vivir en algún momento y por eso constantemente la estoy actualizando porque con el tiempo los gustos cambian y además nos llegan nuevas ideas.

Al hombre le gusta vivir con propósito, sentir que su vida tiene un significado y eso es lo que las metas que nos proponemos nos dan. Nos gusta vivir pensando que el mundo es un lugar para explorar, experimentar y conquistar. Nos motivamos por un sentido de crecimiento (personal y/o profesional) y todos aspiramos a lograr grandes cosas de acuerdo al propósito que nos hayamos definido.

“El hombre es un animal hambriento de metas y logros. Su vida solo tiene significado si está alcanzando y luchando por sus metas.”

– Aristóteles

No importa lo que incluyas en la lista mientras sean cosas que te hagan feliz, que quieras hacer porque te nace y porque te gusta. Ya sea tomar una clase de cocina, hacer un tour por los viñedos en california, asistir a un festival grande de música o participar en una maratón, todo se vale.

Lo importante es que seas honesto(a) con las cosas que realmente te harían feliz, si, tal vez sea participar en una corrida de toros en las fiestas de San Fermín pero tal vez es solo ir a probar un nuevo restaurante con tu pareja o hacer un viaje a Disneyland con tu familia. Hacer una cosa no implica que alguien disfruta más la vida que el que hace otra cosa diferente porque si para ambos esa actividad o experiencia fue significativa y les trajo felicidad entonces ambos están aprovechando la vida al máximo.

Lo que pasa es que a veces nos dejamos llevar por el día a día, la rutina y los quehaceres diarios del trabajo y de la casa. Por esto, me gusta mantener una lista de sueños. Es un constante recordatorio de que la vida aún tiene mucho por ofrecer y a diferencia de mis otras listas, con esta no tengo obligación alguna, es solo una lluvia de ideas porque hay muchas cosas por vivir y a nadie le alcanza el tiempo para hacerlo todo.

“Siempre celebramos el éxito, pero yo pienso que también deberíamos celebrar el intentarlo.”

– Phil Keoghan

Lo importante es que no dejemos pasar los años sin explorar otras cosas que nos gustaría experimentar y que están por fuera de nuestra rutina diaria. Yo, personalmente, consulto mi lista de sueños de primeras cuando voy a definir las metas del siguiente año y me gusta incluir por lo menos una cosa de la lista cada año, incluso si solo alcanzo a hacer algo muy pequeño como intentar una nueva actividad en mi ciudad (aún me falta ir a un muro de escalada… hmmm… tal vez el próximo año) o conocer un lugar turístico de mi ciudad que aún no he visitado (apenas el año pasado me subí al mirador de la torre de Colpatria y sé que aún me quedan cosas por hacer por aquí).

Viajes del año

Ahora, la razón por las que les comento sobre la lista de sueños es porque para mi es muy importante explorar el mundo, me encanta conocer nuevos lugares, culturas y modos de pensar. Y, gran parte de mi lista se trata de lugares que me gustaría conocer, es por esto que este año una de mis metas fue la de viajar más (usualmente hago 1 viaje al año, máximo 2 si me va bien).

Ahora, obviamente, tengo muchas restricciones como los días de vacaciones, el presupuesto, papeleos requeridos para visas y demás de acuerdo al destino, etc. Así que pensando en las restricciones y lo que quería lograr, decidí aprovechar los días festivos de mi país para conocer los pueblos más cercanos que nunca había visitado.

“Un viajero sabio nunca desprecia a su propio país”. – Carlo Goldoni #colombia #boyacá #pueblitoboyacense

Una publicación compartida de Leyla Ma. Bonilla Palacio (@blpgirl) el

Así, me fue por carretera con unos compañeros del trabajo, a los que le sonó la idea, visitando diferentes pueblos de Boyocá cuando había un fin de semana largo (aka “lunes festivo”). Viajar por Boyacá puede ser una experiencia enriquecedora, en el que cada pueblo tiene algo diferente de lo que puedes enamorarte aunque también hay unos que no ofrecen nada más allá que su plaza principal, pero para el viajero que piensa en la aventura cada experiencia es diferente y especial.

Luego aproveche que en semana santa también nos dan unos días de fiesta y aproveche para conocer el eje cafetero con mi mamá y una prima. Cabe decir que Colombia no tiene nada que envidiarle a otros destinos turísticos.

"Las aguas apagarían lo que el fuego escribió…" – Paulo Coelho #Colombia #ejecafetero #termales

Una publicación compartida de Leyla Ma. Bonilla Palacio (@blpgirl) el

Y finalmente, decidí aprovechar y conocer más de Latinoamérica que también tiene muchos lugares para visitar. El destino elegido fue México que aunque su gente y cultura puede ser muy parecida a la Colombiana, también es de recalcar que, por ejemplo, a Bogotá le falta mucho para estar al nivel de Ciudad de México en cuanto a infraestructura del transporte público y la cultura ciudadana.

Poniéndole alas a mis sueños… #mexico #ciudaddemexico #viajar #nomada #viajera

Una publicación compartida de Leyla Ma. Bonilla Palacio (@blpgirl) el

Esto es lo que me gusta de viajar, conoces nuevos modos de vida, costumbres, sistemas y culturas y esto me ha enseñado a apreciar lo bueno de Colombia (entre más viajo, más orgullo y felicidad de haber nacido acá) y a saber criticar lo que se puede mejorar.

Seguimiento de objetivos

Por último, recalcar que las herramientas más útiles que he tenido para llevar a cabo tantas metas tan diferentes es haber construido un mapa de ruta que me permitiera enfocarme en unas pocas metas cada trimestre y más importante aún, hacer un seguimiento de mi plan propuesto para el año.

Así que no basta con soñar, una vez tienes un sueño es hora de pensar el camino para alcanzarlo, empezar a caminar y revisar constantemente que efectivamente sigues en la dirección correcta.

Y a ustedes, ¿cómo les ha ido este año?. Cuéntame en los comentarios si, ¿te propusiste metas para este año? y ¿cómo te ha ido hasta el momento?.

Comentarios

  1. Hola amiga Leyla, siempre es un placer leerte. Este año se me pasó (o mejor dicho me va pasando) como tromba. Lo mismo que el anterior! Tengo que pensar y planificar! Gracias por inspirarnos, saludos y buena vida!

  2. @Gonzalo muchas gracias gonzalo, me alegra saber que te gustan mis artículos :). Uff, es verdad! los días se le pasan a uno volando por eso es tan importante lo que dices, tomarnos un tiempo para pensar, reflexionar y planificar 😉

Comparte tu opinión