Lo que le diga es mentira

Caminando entre la maleza #4: creación de contenidos y otros temas

Bienvenidos a otro diario de caminando entre la maleza donde les comparto lo que he estado haciendo y he aprendido en las últimas dos semanas. Esta vez, he estado corriendo con vueltas personales y escribiendo artículos como nunca porque me voy de viaje por lo que resta del mes.

Creación de contenidos

Hace 10 años a nadie se le hubiera ocurrido que cosas como Youtube, mantener un blog o ser un influencer en instagram y demás redes social podría dar dinero. Hoy, muchas personas se ganan la vida haciendo este trabajo. Creadores de contenido como Casey Neistat, quien está valuado con una fortuna de 10 millones de dólares y con ganancias aproximadas de 1 millón de dólares anual de su canal de Youtube, han demostrado que esta es una carrera viable y con mucho potencial.

Por supuesto, esto es el top de creadores de contenido que ganan bien. Sin embargo, según un estudio realizado por la agencia de comunicación Cohn & Wolfe y la plataforma BranTube, el 14% de los youtubers en España se gana la vida solo con su canal de YouTube y otra gran cantidad logra generar ingresos extras mensualmente.

Todo esto se debe al potencial que tiene tener una buena marca personal (lo que antes se conocía como reputación profesional) para complementar tu negocio porque de publicidad poco se gana a menos que tengas una audiencia gigante y aún así es poco para el potencial de negocio. Por esto, muchos creadores de contenido que deciden convertir su hobby en una carrera eventualmente empiezan a hacer acuerdos con empresas directamente, sacan sus propios productos o mercancías para venta y ofrecen sus servicios como consultores, freelancers o emprendedores con su propia compañía gracias a su experiencia y habilidades desarrolladas.

Personalmente, yo he estado escribiendo en este blog desde hace ya casi 10 años y nunca lo he visto como más que un hobby aunque he logrado generar ingresos extras pero nada cercano a lo que gano como empleada, precisamente porque no lo he tratado como un negocio (pero ese es tema para otro diario que de seguro hablaremos más adelante). Sin embargo, lo que sí quiero recalcar es que en esos 10 años mi contenido, estilo de escritura y formato han cambiado con el paso de los años pero lo que nunca ha cambiado son mis ganas de escribir.

Crear contenido es un trabajo duro ya sean vídeos, artículos o audio y por eso considero que está bien que llegue a ser remunerado. Calidad sobre cantidad es un mantra de cualquier creador de contenido serio, sin embargo, en está época debe llegarse a un ritmo donde produces un gran volumen de contenido a buena calidad y eso hace el trabajo aún más difícil porque no es fácil mantener la originalidad y estar atentos a las tendencias constantemente.

1. Lista de ideas

Cuando eres un creador de contenido siempre debes estar experimentando con los tipos de contenido y temáticas. Puedes ganar ideas de cualquier lado: tus seguidores, tus experiencias diarias, tus intereses, etc. Un ejemplo de ello es esta sección que empece gracias a un vídeo de Gary Vaynerchuk que me encontré en Youtube donde mostraba los dos conceptos primordiales en la creación de contenido “Documentar vs Crear”.

Para mi, mantener un listado de ideas de posibles temas de artículos y tipos de contenidos para el blog es muy útil porque no sabes que te puede inspirar ni en que momento llega la inspiración. Este año, estoy mucho más organizada con un documento de Google Docs indexado donde puedo ir anotando los conceptos y desarrollando las ideas poco a poco.

2. Investigación

En este mundo saturado de contenido, se hace muy complicado resaltar a medida que la competencia crece. Afortunadamente, mucho de ese contenido en internet no es de muy buena calidad y como blogger es importante tener la capacidad de navegar entre lo malo para encontrar recursos valiosos para mi audiencia.

3. Desarrollo del contenido

Mi proceso de escritura es bastante desordenado, lo admito, aunque lo he venido puliendo con el tiempo. Ahora, una vez tengo el concepto a desarrollar (temática), empiezo por construir un boceto de lo que quiero hacer (¿cual será la idea principal a transmitir o cuál es el propósito del contenido?, ¿cuál es el contexto del tema?, ¿cuáles serán los puntos de soporte?, etc.) anotando todas las ideas que tenga y luego si empiezo a darle forma al artículo (desarrollar cada idea).

4. Edición y publicación

Finalmente, es nuestro deber evaluar el contenido de forma crítica y eliminar párrafos que no aportan valor, inconsistencias en el lenguaje, párrafos poco claros, errores ortográficos que se pasaron e incluso asegurar la consistencia en el estilo de las imágenes, vídeos, títulos y demás.

Equipos auto-organizados

Les cuento que pase el sábado haciendo incursiones de pokemon go (misiones grupales del juego) junto con mi hermano y un amigo y me sorprendí de lo organizado que fue todo. Hicimos en total 5 incursiones con 5 grupos de personas totalmente diferente gracias al flujo de información de la comunidad donde todos se pasan mensajes a todos los posibles interesados y en todas logramos el objetivo sin mayor problema, es decir, logré ver el modelo de Hollywood en ejecución.

¿Alguna vez se han preguntado cómo se hacen las películas de Hollywood? más allá de los efectos especiales, producción de vídeo y demás habilidades técnicas requeridas, para mi, lo más interesante es que un grupo de personas que en la mayoría ni se conocen llegan al set con el fin de ejecutar un proyecto en específico (la película) y trabajan como si hicieran parte de la misma empresa y equipo de trabajo por años.

¿Por qué este proceso es tan usado en la producción de películas de Hollywood con buenos resultados cuando la mayoría de nosotros tenemos problemas ejecutando proyectos con equipos de trabajo donde la gente se conoce de hace años?. Seguramente, armar un equipo de trabajo con un montón de personas que nunca ha trabajado junta antes para desarrollar un proyecto que requiere completar muchas tareas complejas que apoyan el producto final (luces, sets, vestimenta, actuación, etc.) debe ser la peor idea del mundo… y aún así, esta es la forma en que se desarrollan las películas de Hollywood.

Este modelo está basado en lo que se conoce como equipos auto-organizados, es decir, equipos que se forman alrededor de objetivos claramente definidos, donde todo el grupo de trabajo es responsable de todos los aspectos del desarrollo del producto o proyecto y donde la gerencia actúa principalmente como un facilitador y mentor más que como un jefe. Por ejemplo, en las metodologías ágiles, SCRUM está basado en equipos multifuncionales y auto-organizados donde la organización y decisiones dependen del equipo de trabajo y NO de un gerente.

Así fue nuestro sábado, recibíamos información sobre una misión en un sitio de la ciudad y confirmábamos asistencia de tal forma que se coordinaba la hora que le servia a la mayoría de participantes y todos tuvieran claro el punto de encuentro. Una vez confirmados, nos dirigíamos al lugar y una vez ahí, se discutía rápidamente la mejor estrategia compartiendo toda la información pertinente (mejor lugar para la conexión del celular, mejor pokemon para atacar, etc.), realizábamos la batalla (“trabajo”) y nos dispersábamos una vez completado el objetivo.

¿Esta forma de trabajo es para todo el mundo? definitivamente NO pero se ha demostrado que en los casos en que es exitosa, los resultados obtenidos son mucho mejores que los que se consiguen con una estructura jerárquica. Para que estos equipos funciones se requiere por lo menos que haya:

  • Metas y proyectos transparentes: todo el equipo de trabajo debe tener claro cuáles son los objetivos a alcanzar, recursos con los que se cuentan, cómo impacta su trabajo a otros equipos y de qué trata el proyecto.

    Así mismo en el juego todos sabíamos cuál era el objetivo (ganar la batalla), los recursos disponibles (usualmente se preguntaba por el nivel de cada persona para entender qué tan fuerte eran en el juego) y de qué se trataba el proyecto (contra qué era la batalla).

  • Buena comunicación y flujo de información: se debe compartir información entre todos los miembros del equipo constantemente sobre lo que funciona, lo que no, que problemas hay y que está haciendo cada participante si es necesario. En estos equipos la cooperación prevalece a la competencia.

    En cada grupo de jugadores, se respondían todas las preguntas que cualquier participante pudiera tener porque estaba en nuestro mejor interés que todos lograrán hacer lo mejor posible. Adicionalmente, por ejemplo, en la segunda incursión o misión que hicimos al ver que no teníamos la suficiente gente después de intentar la batalla pues nos pusimos a llamar para conseguir apoyo y todos nos hablamos sobre posibles contactos hasta confirmar a las personas que llegarían a ayudarnos.

  • Confianza y responsabilidad: es crítico que tanto la empresa como los participantes del equipo tengan la confianza de que los objetivos de cada persona están alineados con los objetivos del equipo y estos con los de la empresa. Esto con el fin de que todos sientan ese compromiso y responsabilidad con el resultado final.

    Lo curioso de esta experiencia es que en ningún equipo había un “gerente”, el liderazgo simplemente lo tomaba cualquier persona del equipo con una iniciativa y los demás cooperaban porque todos teníamos el mismo interés (ganar la batalla). Por ejemplo, hicimos 2 misiones con varias personas del mismo grupo y la posición de líder fue asumida por distintas personas en cada misión sin quejas ni inconvenientes… a nadie le importaba el título, solo la misión.

    Igualmente, estos equipos requieren una perspectiva madura donde cada persona actúe en los mejores intereses del equipo, proyecto y empresa para lograr el éxito. Se necesita liderazgo pero NO un gerente. Se necesita liderazgo pero NO el mismo líder todo el tiempo, a veces incluso es mejor rotarlo de acuerdo al que tenga la mayor experiencia en el tipo de proyecto a realizar.

Aunque hubieron mecánicas diferentes en todas las misiones que hicimos ese día porque eran grupos de personas diferentes y aunque en algunos nos sentimos más cómodos y en más sincronía que en otros, en todas las misiones, cada quien sabia lo que tenia que hacer o preguntaba rápidamente, nos organizábamos y se completaba el “trabajo” de forma exitosa.

En conclusión, los equipos auto-organizados están probando ser una forma exitosa de trabajar en conjunto cuando los intereses de las personas están alineadas con los intereses de la empresa (Ej: hacer películas de calidad en el caso de Hollywood donde la reputación del buen trabajo de los profesionales es súper importante para conseguir futuros proyectos).

Comparte tu opinión